Anunciantes

H&M, Primark, Inditex, Mango: así mantienen sus cimientos los imperios del "low cost"

low cost 300Que el mercado laboral no pasa por sus momentos más boyantes es algo evidente que no solo se ve sino que muchos experimentan en sus propias carnes. Ya no solo son los becarios los que deben resignarse a cobrar sueldos bajos a cambio de largas jornadas de trabajo sino que, empleados con experiencias de hasta 10 años ven reducidos sus sueldos a la mitad, un problema que cada vez está más de actualidad.

A pesar de la bajada del paro este mes, lo cierto es que la cantidad no tiene nada que ver con la calidad. La mayoría de los contratos son temporales, (cuando existen, claro), los horarios extensos y los sueldos tan escasos que pocos son los que llegan a fin de mes sin hacer horas extra.

Así es el panorama sobre todo en las firmas de moda low cost como Primark, H&M, Inditex o Mango, empresas que mantienen sus negocios a flote y sus precios al público bajos a costa de recortar en personal y honorarios.

Con jornadas parciales, el 60% de los contratos son temporales y el 80% de los trabajadores en este sector son mujeres que ven como sus nóminas a fin de mes no sobrepasan los 823 euros brutos en el caso de H&M, Pull&Bear y Mango.

Si desgranamos los entresijos de cada cadena, es H&M la que se lleva la mejor calificación pues, a pesar de los salarios bajos, los propios empleados reconocen sentirse valorados por la empresa que, además ofrece bonificaciones por objetivos, por maternidad, días libres, etc. Además, la compañía sueca asegura que cuenta con 6.000 empleados en nuestro país de los cuales el 80% son indefinidos.

Por su parte Inditex asegura que cuenta con 41.989 empleados en España y que, de ellos el 77% están contratados de manera indefinida. Lo cierto es que la compañía de Amancio Ortega puede presumir de pagar a sus empleados más que sus competidores y, aunque las condiciones en fábrica son buenas, la situación en las tiendas dista mucho de ser la ideal. Grandes volúmenes de trabajo, poco personal, jóvenes recién llegados, contrataciones escasas que aumentan en temporada de Navidad y verano y horarios que no se cumplen.

El método de trabajo de la firma española Mango se basa en la presión a sus trabajadores a los que se les exige el cumplimiento de ciertos objetivos de manera inmediata con el riesgo de ser despedidos si no los consiguen. Eso hace que, aunque los sueldos sean relativamente buenos, la inestabilidad laboral sea constante con contratos a tiempo parcial de 37 horas semanales.

Los empleados de Primark se resignan a cobrar 700 euros al mes por 30 horas semanales de trabajo, una situación bastante peor que la de las cadenas competidoras. En la irlandesa se cobra poco, no se hacen horas extra y no existe apenas las jornadas completas y los contratos indefinidos.

Ahora más que nunca, las compañías textiles “low cost” mantienen sus imperios aprovechando el conformismo obligado que mantienen los jóvenes españoles ante condiciones laborales indignas.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir