Anunciantes

H&M tiene problemas para entregar a tiempo sus pedidos online

H&M tiene un gravísimo cuello de botella en el e-commerce (pero este no es su único problema)

H&M, cuyos ingresos y beneficios se han visto gravemente cercenados en los últimos tiempos, está teniendo dificultades para entregar a tiempo los pedidos online de sus clientes.

h&mLa división online de H&M, la gran esperanza de la célebre marca sueca en un momento en el que las ventas en sus tiendas físicas han emprendido la cuesta hacia abajo, está acosada por múltiples problemas de logística que están ocasionando graves retrasos en la entrega de pedidos.

Desde la página de H&M en Facebook muchos clientes de la cadena sueca se lamentan de tiempos de espera de hasta cuatro semanas para recibir en su domicilio sus pedidos online.

Lo que más irrita a los clientes afectados por los retrasos en las entregas no es tanto la demora como la deficitaria (o directamente nula) comunicación de H&M.

Tras varios días escondiendo la cabeza como el avestruz la compañía escandinava ha admitido por fin lo que era un auténtico secreto a voces: las dificultades que está teniendo para entregar en los plazos previamente establecidos los pedidos online a sus clientes.

Según H&M, los problemas, que están afectando a clientes repartidos por todo el continente europeo, están directamente relacionados con la construcción de un nuevo centro logístico en Boras (Suecia).

En su página web (la española en concreto) H&M asegura que el cliente recibirá su pedido estándar en un plazo de entre 7 y 9 días laborales desde su confirmación.

Lo que está claro es que una era, la digital, en la que Amazon y otros “players” del comercio electrónico entregan sus pedidos en un plazo de apenas 24 horas, los retrasos de H&M resultan lógicamente molestos, y hasta intolerables, para muchos consumidores.

De todos modos, el cuello de botella en su cadena de logística no es el único problema que atenaza en estos momentos a H&M.

En el último trimestre la firma sueca volvió a presentar cifras tan preocupantes como miserables. Su facturación se desplomó hasta los 2.300 millones de euros y sus ganancias cayeron incluso un 60%. Fueron los beneficios más bajos de la empresa sueca en los últimos 16 años.

H&M, que antaño disfrutaba de muchísima popularidad entre los más jóvenes, no tiene actualmente tanta pegada como antes entre el público joven, que en los tiempos que corren bebe los vientos por Primark (cuyos precios son además bastante más económicos que los de la compañía escandinava).

La marca se ha quedado asimismo por detrás de sus principales rivales en los tiempos de ejecución, absolutamente esenciales en la denominada “fast fashion” y que Zara domina como nadie (por su agilidad).

De los problemas de H&M son testigos sus títulos, que si a principios de año tenían un valor de más de 20 euros ahora tienen un precio que está por debajo de los 12 euros.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir