Anunciantes

A Ikea le pasa factura no haber sabido adaptarse al mundo 2.0

IKEASi alguna vez ha pensado que la página web de Ikea era demasiado anticuada con un rendimiento insuficiente o que sus costes de envío son excesivos en comparación al de otros portales de comercio electrónico como los de Amazon, no es el único.

Desde hace años lleva implantándose la revolución del comercio minorista en el área digital, pero Ikea no ha sabido adaptarse al ritmo de sus competidores y ha visto como han disminuido sus márgenes de beneficios en la era de internet. Esto es lo que los propios ejecutivos de la compañía sueca han reconocido tras difundir un informe de las ganancias de su último año fiscal hasta agosto de 2014.

"No hemos sido uno de los primeros en adaptarnos. Pero hemos madurado en nuestra manera de pensar al respecto", ha declarado Peter Agnefjall, presidente ejecutivo de Ikea, que admite que prácticamente se acaban de dar cuenta de que internet no es una tendencia pasajera.

Ikea, que cuenta con 315 tiendas en 27 países, obtuvo un 0,4% más de beneficio (3,33 millones de euros) respecto al año anterior, lo que supone una importante desaceleración del crecimiento respecto al 3% del periodo anterior y del 8% en 2012.

Aunque las ventas aumentaron en todo el año casi un 6%, esto no fue suficiente para compensar el incremento de los costes laborales. Teniendo en cuenta que el mercado de los muebles online ha crecido unos 10.000 millones de dólares este año, y que se estima un incremento de 14.000 millones para 2020, Ikea no quiere quedarse atrás y también desea un trozo de este pastel.

Su página web es toda una atrocidad, especialmente teniendo en cuenta que la multinacional alcanza los 33 mil millones dólares en ingresos al año. En Estados Unidos, el 70% de su inventario ya está en la web, pero los productos más nuevos a menudo se presentan como catálogos virtuales de PDF en lugar de ser interactivos o elementos listos para comprar, nada que ver con la experiencia de compra que se vive en la tienda física. En España aún habrá que esperar un poco para que se pueda comprar por internet.

Así que llegó el momento de que Ikea supere estos obstáculos y se adapte al mundo digital, lo que supondría toda una oportunidad para la marca sueca. Pero si esta compañía no está feliz con sus márgenes de beneficio ahora, las ventas online puede que no sean la respuesta que están buscando, ya que en el e-commerce tienen que tratar con el envío, y los consumidores no están dispuestos a pagar cualquier precio por gastos de envío. De acuerdo a la mentalidad corporativa de Ikea, es difícil imaginar que ceda en los gastos de envío, en un mundo en el que Amazon cuenta con opciones de gastos de envío de gratuitos, incluso en los muebles.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir