Anunciantes

IKEA resideña su concepto de tiendas con el objetivo de duplicar sus ingresos de aquí a 2020

ikea2IKEA ya lleva un tiempo enfocada en una nueva estrategia de expansión para adaptarse a las nuevas necesidades de los consumidores actuales.

Además del comercio electrónico, su otra gran apuesta pasa por la puesta en marcha de nuevos establecimientos aclimatados a las diferentes exigencias del mercado. El año pasado ya abrió un local de esta índole en Hamburgo pero en 2015 ha cogido carrerilla y ya ha inaugurado comercios con estas características en Pamplona, Norcwih o Quebec.

Se trata de unos espacios que tienen muy poco que ver con los que estamos acostumbrados a asociar con la marca sueca.

Steen Kanter, actual responsable de la consultora Kanter International que conoce muy bien IKEA tras su experiencia como ejecutivo de la empresa durante dos décadas, no tiene duda de que el cambio se produce por el nuevo panorama que azota al comercio minorista, según las declaraciones que recoge Expansión. "La distribución se han convertido en un enigma porque el mundo está cambiando e IKEA tendrá que pensar cómo mantener su protagonismo sin perder ingresos y beneficios; eso implica ajustes".

Para Peter Agnefjall, consejero delegado de IKEA, la clave del cambio en su estrategia bebe de una de las principales máximas de la compañía desde que nació: “hacer más fácil la vida de la gente”. "IKEA está en constante evolución, pero ahora nos hemos permitido ir más allá de lo que habíamos hecho hasta ahora".

La nueva estrategia de IKEA se basa en tres puntos. En primer lugar, con la puesta en marcha de locales en los que los clientes pueden recoger las compras que realicen por internet, un sistema que aún no se ha implantado en España pero que ya ha aterrizado en países como Japón o en Noruega.

En segundo lugar, la sueca está abriendo establecimientos en los centros urbanos de las ciudades en los que ofrece una limitada gama de productos de IKEA, cuya capacidad estará muy debajo de los 20.000 metros cuadrados a los que IKEA nos tiene acostumbrados. Ya hay dos centros de estas características en Alemania, y otro en Japón y en Holanda.

Pero el cambio más importante es el de Hamburgo. Allí la multinacional sueca ha inaugurado un local en el que, además de sus productos, hay bicicletas transportadoras con los que los clientes se pueden llevar sus productos a casa, según cita Expansión.

No obstante, estos pasos no serán definitorios, ya que como en cualquier negocio, el nuevo camino tendrá una fase de prueba, explica Agnefjall.

Pero no parece que haya muchas opciones de que estos “experimentos” fragüen los resultados de IKEA, especialmente a la vista de los resultados del último año fiscal de la cadena especializada en el hogar, que ha logrado uno de los mejores de los últimos años, con un incremento del 11% en las ventas hasta los 32.000 millones de euros.

Siguiendo esta nueva hoja de ruta, IKEA espera duplicar sus ingresos en los próximos años y superar los 50.000 millones de euros para 2020, unos objetivos que parecen más que factibles.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir