líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

La galopante inflación fuerza a P&G a

AnunciantesP&G ha decidido menguar su inversión en marketing

P&G recorta su inversión de marketing por culpa de la inflación

La galopante inflación fuerza a P&G a "podar" sus presupuestos de marketing

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Ante el crecimiento desbocado de la inflación Procter & Gamble (P&G) ha decidido amputar sus presupuestos de marketing en el último trimestre.

En un entorno crecientemente inflacionista en el que las empresas bregan con costes al alza y los consumidores con precios absolutamente encabritados el gigante estadounidense de bienes de consumo Procter & Gamble (P&G) ha decidido amputar sus presupuestos de marketing en el último trimestre.

«El gasto absoluto en publicidad está a la baja», subraya Andre Schulten, chief financial officer de P&G.

La compañía, que se ufana de ser uno de los anunciantes más grandes del mundo, se mantiene en todo caso firme su compromiso de llegar no solo a más consumidores sino también de hacerlo a una frecuencia más eficiente. «Estamos virando cada vez más hacia la inversión en medios digitales, lo cual nos está ayudando a lograr nuestros objetivos de manera más productiva», dice Schuten.

Actualmente P&G consagra el 50% de sus presupuestos de marketing en los canales digitales, donde la compañía se está apoyando en los datos «first-party» para hacer publicidad personalizada con mayor grado de eficiencia. La multinacional estadounidense espolea asimismo la eficiencia de su inversión en marketing reduciendo su dependencia de la agencias y apostando por la publicidad in-house.

En el período comprendido entre 2019 y 2022 P&G aumentó en 1.200 millones de dólares su inversión en publicidad.

La inflación coloca en un importantísimo brete a las marcas de gran consumo

Durante la presentación de los últimos resultados trimestrales de la compañía Schulten enfatizó que cuando el objetivo es lanzar una campaña de marketing enfocada a la persuasión, la cantidad de dinero invertida en ella es meramente un resultado y no tanto un factor absolutamente determinante en su éxito o su fracaso.

En el periodo comprendido entre julio y septiembre de 2022 la matriz de marcas como Gillette, Oral-B o Pantene reportó un crecimiento orgánico en su facturación del 7%. Esta cifra al alza es producto fundamentalmente del aumento de los precios con el que la compañía ha confrontado a sus clientes en el último trimestre, ya que su volumen de ventas creció solo un 3%.

Pese a que la inflación está disparada en Estados Unidos, la patria chica de P&G, y en prácticamente todo el mundo, la compañía espera aumentar su facturación entre un 3% y un 5% en 2023.

Equilibrar los costes más elevados con la trepidante subida de los precios es una ardua tarea para las empresas de gran consumo, ya que muchos consumidores están plantando cara a la inflación arrojándose en los brazos de las marcas blancas (que son generalmente más económicas).

En un informe publicado en septiembre Magna Global ya advertía de que las marcas de gran consumo estaban lastradas particularmente por los desafíos, puesto que se veían obligadas a subir los precios y haciéndolo se arriesgaban simultáneamente a ser reemplazadas por marcas más económicas.

 

Adiós al wifi de los aviones: Elon Musk planea poner Internet durante los vuelos (y podría llegar en 2023)AnteriorSigueinteTorres y Carrera: nueva imagen para una misma visión

Contenido patrocinado