Anunciantes

Los consumidores no entienden la innovación sin una pizca de ética

A la innovación hay que regarla con un chorrito de ética, según los consumidores

Según un reciente estudio global de WE Communications y YouGov, los consumidores exigen a las marcas que mariden la innovación con la ética en su aproximación a la tecnología.

innovacionLa innovación tiene una relevancia de primer orden para los consumidores. Aun así, los recientes escándalos con los datos como protagonistas (donde sobresale lógicamente el caso Cambridge Analytica) han soliviantado a los consumidores, que exigen a las marcas hacer un uso ético y responsable de la tecnología.

Según un reciente estudio llevado a cabo en Estados Unidos, Reino Unido, Australia, China, Alemania, India, Singapur y Sudáfrica por la agencia de relaciones públicas WE Communications y la empresa de investigación de mercados YouGov, el 92% de los consumidores espera de las marcas un maridaje eficaz de la innovación y la ética en lo referente al uso que hacen de la tecnología.

Una proporción similar de consumidores, el 94%, cree que si las marcas no pueden (o no quieren) utilizar la tecnología de acuerdo con estándares éticos, entonces los gobiernos deberían intervenir.

Más allá de confirmar que los consumidores de todos los rincones del planeta esperan elevados estándares éticos por parte de las marcas, el informe de WE Communications y YouGov, en el que estuvieron involucrados más de 25.000 consumidores y decisores del ámbito B2B, pone también sobre la mesa otros datos que deberían ser motivo de honda preocupación para las marcas, en particular para aquellas que tienen una relación más estrecha (y hasta simbiótica) con la tecnología.

El 84% de los consumidores teme, por ejemplo, que el uso que se hace de sus datos personales no sea seguro. El 67% se espanta ante la posibilidad de que en un mundo gobernado por los coches autónomos los peatones puedan convertirse en víctimas y el 54% no oculta su preocupación por la posibilidad de verse despojado de su puesto de trabajo en el futuro por culpa de la inteligencia artificial.

“Estamos observando año tras año cambios absolutamente sísmicos en las actitudes del consumidor”, señala Melissa Waggener Zorkin, CEO de WE Communications.

“Los consumidores continúan teniendo expectativas muy altas en relación con el uso que hacen las empresas de las tecnologías innovadoras, pero la mayoría teme la forma potencialmente rompedora en que tales tecnologías podrían abrirse paso en sus vidas. Estos temores están contribuyendo a que los consumidores exijan a las empresas un mayor nivel de responsabilidad”, recalca.

Los miedos que embargan actualmente a los consumidores a la hora de aproximarse a las nuevas tecnologías están también detrás de su viraje hacia valores más racionales como la funcionalidad y la calidad precio (desgajándose de factores más puramente emocionales) cuando está en juego la elección de un producto o servicio concreto.

A nivel global, los factores racionales han escalado hasta el 16% en el último año y los de índole racional han alcanzado únicamente un 14%. Esto es síntoma inequívoco de que los consumidores exigen a las marcas no tanto promesas como pruebas fehacientes de la eficacia de sus productos.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir