líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Anunciantes

El fundador de Amazon sueña con una nueva civilización en el espacio

Jeff Bezos: de "colonizar" la venta online con Amazon a colonizar el espacio con Blue Origin

El CEO de Amazon habla de Blue Origin, la empresa con la que quiere crear nueva civilización en el Sistema Solar gracias a viajes tripulados.

jeff-bezos-blue-origin

Jeff Bezos, fundador y CEO de Amazon, no se contenta con ser el hombre más rico del mundo (según la revista Forbes). También sueña con crear una nueva civilización en el espacio gracias a su proyecto empresarial de transporte espacial, Blue Origin: «El Sistema Solar puede alojar a miles de millones de humanos, y entonces tendríamos 1.000 Mozarts, y 1.000 Einsteins. Piense en lo increíble y dinámica que será esa civilización”.

Bezos ya había dado a conocer, al menos en parte, su proyecto. Pero ahora ha hablado de él más en profundidad, en un evento privado en el Yale Club de Nueva York, según informa Business Insider. Blue Origin es la respuesta que lanza Amazon frente a los proyectos de Elon Musk con SpaceX o de Richard Brandson con Virgin Galactic. El cohete New Sephard de Blue Origin, en el que no hubo humanos, ya alcanzó la llamada línea Karman, un límite espacial de 100 kilómetros reconocido internacionalmente. Las intenciones de Bezos no son la simple y llana exploración espacial, sino crear una especie de civilización humana que orbite por todo el Sistema y que, según él, «podría darnos innumerables genios creativos».

«La Tierra está quedándose sin recursos. Los seres humanos necesitan un plan B. Y el primer paso es construir un vehículo de lanzamiento de bajo coste y altamente operable y reutilizable«, ha explicado. «No importa qué camino tomes, tienes que pasar inevitablemente por esa puerta. Por ello, Blue Origin se enfoca en eso y sé que no es fácil, pero realmente quiero ver esa vida y civilización dinámicas por el espacio, y que los nietos de nuestros nietos la vean. Tenemos que ponernos en marcha».

Aunque el plan de Bezos suena a “huida” ante la falta de recursos de la Tierra, el CEO de Amazon explica: «Queremos ir al espacio para proteger este planeta. Esa es la razón del nombre de la compañía: Blue Origin es el planeta azul del que venimos”.

Pero, ¿cómo planea que tantas personas viajen en naves espaciales por todo el Sistema Solar? Y, sobre todo, ¿cuánto costaría embarcarse en uno de estos viajes? Según un reportaje de Wired, el precio por entrar en un New Sephard será de unos 200.000 dólares por cabeza. Además, el CEO ha adelantado que prevé aumentar el número de vuelos rápidamente, hasta llegar a uno por semana. Los privilegiados que suban a una de estas naves se acomodarán en una cápsula cómoda y volarán más allá de la atmósfera para echar un rápido vistazo a la Tierra desde ventanas panorámicas.

blue-origin-cohete

«Mi objetivo es invertir los activos que tengo de Amazon en infraestructura pesada que ayude a la próxima generación a emprender en el espacio, algo así como una red de transporte», agrega Bezos. «Esto es lo que está pasando actualmente y es la misión de Blue Origin. Si lo conseguimos, el proyecto tomará el vuelo y habrá miles de empresas haciendo cosas creativas». Blue Origin se creó en el año 2000 y su meta es conseguir abaratar los viajes espaciales de humanos a través de empresas privadas.

«Las colonias espaciales que construiremos tendrán muchas más ventajas que inconvenientes», ha asegurado el fundador de Amazon. «La principal es que estarán cerca de la Tierra. Lo malo es que los tiempos de viaje y la cantidad de energía requerida para moverse entre planetas son demasiados altos». También ha aprovechado para lanzar una serie de predicciones sobre el futuro de la vida humana en la Tierra: «En última instancia, lo que sucederá es que este planeta se dividirá en zonas residenciales y de industria ligera. Si tienes colonias espaciales gigantescas que están relativamente cerca de la Tierra, entonces la gente podrá ir y venir. A fin de cuentas, muy pocas personas querrían abandonar este lugar para siempre».

La pregunta que surge es evidente: ¿podremos vivir en estas residencias espaciales en los próximos años o será un lujo al alcance de unos pocos privilegiados?

Madrid quiere convertir el móvil en el nuevo abono transporteAnteriorSigueinteEl 20% de la inversión publicitaria digital se pudre por culpa del fraude

Noticias recomendadas