Anunciantes

LA BANCA CAMBIA DE IMAGEN PARA AMPLIAR SU PÚBLICO

El mundo de la banca y más en concreto el de las cajas rurales está en proceso de cambio. Fusiones, compras y adquisiciones desdibujan el panorama y a veces convierten el nombre y el logotipo en obsoletos.

El cambio de nombre y de logo es muy arriesgado cuando la imagen de la entidad financiera tiene gran penetración y está muy consolidada, por lo que los responsables deben de estar muy seguros antes de tomar ninguna decisión. Además el gran esfuerzo a nivel de inversión publicitaria y de patrocinio que requiere, convierte en imprescindible asegurarse. Sin embargo, a veces resulta necesario un cambio.

Lo normal es que tras una fusión se cambie el nombre a la entidad. Este debe de ser breve, fácil de pronunciar y recordar y sin connotaciones negativas. En el segmento de las cajas rurales existen tres motivos fundamentales para este cambio de nombre e imagen, primero por un cambio de público objetivo, que ya no se limita a los agricultores sino que engloba a profesionales liberales, PYMES…etc, lo segundo por la apertura de sucursales en municipios urbanos y lo tercero por la necesidad de modernidad y dinamismo en un sector tradicionalmente anquilosado.

Estas tres medidas son las que ha adoptado por ejemplo la Caja Rural de Tenerife, como ha explicado su director comercial, José Manuel Garrido a Cinco Días.

Por su parte Eduardo González de Andrés, gerente de la consultora Tatum, ha declarado al mismo periódico: "Lo realmente importante es que la marca recoja la estrategia y los valores que la entidad tiene".

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir