Anunciantes

LA CAÍDA DEL CONSUMO IMPULSA LAS VENTAS DE LAS SUPERFICIES DE BAJO COSTE

Las familias españolas tienen que hacer números todos los días para llenar el carro de la compra sin tener que aflojar el bolsillo más de lo que su economía les permite. Y más aún en la situación de crisis que vivimos desde hace ya varios meses. Esta es la principal razón por la que la mayor parte de los consumidores decide dirigirse a los llamados supermercados de descuento duro o hard discount a la hora de realizar sus compras.

El precio es el factor primordial que mueve al consumidor. Y bajo esa premisa trabajan Lidl y Dia, las dos principales cadenas de supermercados de descuento en España. Ambas superficies llevan a cabo una fuerte política de reducción de precios por medio de la disminución de costes, tanto en el establecimiento como en la gestión.

Gracias a esa filosofía y a la coyuntura económica, sus establecimientos, lejos de verse afectados por la crisis han salido beneficiados. Así, durante los seis primeros meses del año, los supermercados Dia han incrementado su cuota de mercado un punto, respecto del pasado año, situándose en el 12%. Mientras que Lidl ha aumentado su cuota del 3,6% al 4,1%, según un estudio de mercado realizado por TNS Worldpanel en 8.000 hogares españoles, recogido por el diario El Mundo.

Otro dato importante en relación con la tendencia al ahorro es que, según este mismo estudio, uno de cada tres alimentos que se vende en hipermercados y supermercados son de marca blanca o marca de distribuidor.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir