Anunciantes

LA CONFIANZA DE LOS CONSUMIDORES SIGUE CAYENDO

El Índice de Confianza Global de Nielsen ha marcado un nuevo récord negativo, al caer siete puntos en el último semestre, de 84 a 77. Se trata de la mayor investigación global de este tipo, en la que participan 25,420 usuarios de internet de 50 países.

En España el descenso de la confianza de los consumidores se produjo bruscamente en el año 2008, cuando pasó de un índice de 100 en el segundo semestre del 2007, a sólo 76 en el segundo del pasado año. En la nueva oleada del estudio la confianza ha seguido descendiendo pero de forma mucho más moderada, y queda en un índice de 72, si bien se sitúa por primera vez por debajo de la media europea establecida en 77 puntos.

Es evidente que en la actual situación los consumidores españoles no se sienten seguros: un 70% cree que no es el momento adecuado para comprar cosas, el 56% opina que sus finanzas personales son malas o muy malas, y para el 71% su futuro laboral es malo o muy malo.

En cualquier caso, la respuesta de los españoles ante la crisis parece evidente: reducir drásticamente las compras de todo tipo de productos una vez satisfechas sus necesidades básicas. La intención de compra de casi todos los productos y servicios ha descendido significativamente en el último año: el ocio fuera de casa, del 33 al 29%; la ropa, del 27 al 22%; novedades tecnológicas, del 20 al 13%; decoración y mejoras en el hogar, del 25 al 24%; vacaciones, del 42 al 31%; invertir en la bolsa o en fondos, del 9 al 6%; e incluso cancelar deudas y préstamos baja del 29 al 31%. Sólo aumenta la tendencia al ahorro, que pasa del 45 al 49%; o los que dicen que no les queda ningún dinero una vez resueltos los gastos básicos, que pasan del 12% de hace un año al 13% actualmente.

La nota positiva es que el mayor descenso en la intención de compra se produjo en el segundo semestre del 2008, y desde entonces incluso ha aumentado ligeramente la intención de compra de algunos productos, como el ocio fuera de casa, que sube 2 puntos respecto a octubre de 2008, la decoración del hogar (sube 1 punto), las vacaciones (aumenta 2 puntos) o el ahorro (sube 4 puntos). Parece que la percepción de crisis fue mucho más brusca entonces, y actualmente el consumidor español refleja claramente su preocupación pero no parece dispuesto a renunciar a algunas cosas.

En cualquier caso, los consumidores españoles señalan que han empezado a tomar decisiones para ahorrar gastos: un 63% dice que ha cambiado a marcas de alimentos más económicas; el 62% gasta menos dinero en ropa; el 60% recorta gasto en ocio fuera de casa; un 59% intenta ahorrar gas y electricidad; el 55% trata de ahorrar en telefonía; un 435 demora la compra de tecnología moderna; el 40% tomará menos vacaciones e irá a sitios más cercanos y baratos; un 39% disminuye las comidas por encargo; el 30% dice utilizar el coche con menos frecuencia; un 29% aplazará la sustitución de los principales artículos del hogar; el 26% reduce el consumo de bebidas alcohólicas u opta por marcas más baratas; un 20% dice que ha eliminado las vacaciones anuales; el 20% ha busca mejores condiciones económicas en su hipotecas o seguros; e incluso un 12% señala que trata de fumar menos.

De cara al futuro, los consumidores españoles señalan que si las condiciones económicas mejorasen mantendrían algunas medidas de ahorro, pero de forma bastante diferente a la actual: por ejemplo, seguirían mucho más concienciados para ahorrar en gas, electricidad y telefonía, que para reducir el gasto en ocio fuera de casa, tomarse menos vacaciones, comprar ropa o alimentos de marcas más económicas.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir