Anunciantes

LA CRISIS RALENTIZA, PERO NO FRENA EL CONSUMO GLOBAL

La recesión económica parece tener desiguales efectos según qué parte del globo se observe. Las perspectivas de consumo varían de mercados maduros a emergentes: sus motivaciones de compra, la clase de productos que escogen y los beneficios psicológicos que obtienen de sus decisiones. Un estudio mundial elaborado por The Boston Consulting Group (BCG) aporta éstas y otras claves para entender la mentalidad de los consumidores.

Mientras los países en vías de desarrollo mantienen una actitud favorable hacia un aumento en el gasto, los países desarrollados prefieren concentrar su gasto en segmentos concretos. “Los consumidores de todo el mundo han empezado a adoptar un nuevo modelo de compra basado en llenar la despensa en tiendas baratas, mirando por cada dólar, yen o euro. Aunque también invierten en algunos sectores que les proporcionan gratificación emocional”, explicó el coautor del informe y socio senior de BCG Chicago. “Esto indica que la situación no es tan mala. Por el contrario, los proveedores deberían de aportar nuevos valores, aumentar la innovación, y crear bienes insustituibles para los consumidores”, añadió.

Así, la población, en vez de derrochar en cuatro o cinco clases de productos, está reduciendo el margen a un par. La crisis financiera está obligando a muchos de ellos a replantearse sus presupuestos; promociones, rebajas y demás gangas se están convirtiendo en la opción predilecta de los tiempos que corren. Las marcas que ofrecen productos de gama media se encuentran bajo presión. Para mantener las ventas se están viendo obligadas a ser tremendamente competitivas: promociones especiales y descuentos son los reclamos a los que se aferran.

El colapso económico ha forjado una pérdida de confianza por parte de los consumidores. Ésta se traduce en actitudes cómo que los estadounidenses inviertan en vivienda mucho menos que en 2007. A pesar del acusado descenso de los precios con respecto a ese año. O que el 60% de los europeos y japoneses entrevistados; y el 44% de los rusos manifiesten estar preocupados por la pérdida de poder adquisitivo, a causa de las subidas en comida y energía.

Brasil, China, India, Rusia, Japón, Europa y Estados Unidos han sido los territorios escogidos por BCG para realizar las 21.000 entrevistas que han servido como muestra representativa del mercado de consumo. Los encuestados han ofrecido su opinión sobre 117 categorías.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir