Anunciantes

Ana Pérez Echevarría habla sobre la experiencia del usuario

¿La democratización de la experiencia del usuario tiene alguna letra pequeña?

Ana Pérez Echevarría, user experience manager de ING Direct habla sobre la letra pequeña de la experiencia del usuario en el Experience Fighters.

experiencia¿Cuál es la letra pequeña de democratizar la experiencia de usuario? Es lo que ha intentado transmitir Ana Pérez Echevarría, user experience manager de ING Direct, durante el Experience Fighters, celebrado en el Auditorio Mutua Madrileña de la capital española este 6 de junio.

“Hace aproximadamente un año y medio, cuando el departamento UX de ING Direct era bastante clásico y todavía aprendíamos e investigábamos sobre cómo conseguir la mejor experiencia de usuario, desde Holanda nos transmitieron una nueva metodología del diseño de experiencias”, señala.

Entonces, pensaron que algo estarían haciendo mal, si tenían que reinventarse. Pero en ese momento llegó PACE, una nueva metodología de UX que puso “patas arriba” sus vidas. PACE es la metodología propia de ING Direct, organizada en distintas fases, para diseñar la experiencia del usuario.

“En una primera fase, se investiga, se descubre. En la segunda, se empieza a perfilar el proyecto, una vez identificado el target. En la tercera fase, la solution fit, se empiezan a preparar proyectos”, explica. En la cuarta fase se intenta poner el proyecto en una situación real. Superada esa fase, con el feedback de los clientes, se mejora el producto de una forma incremental.

“Hemos cogido lo mejor del design thinking, lo mejor del Lean Startup y lo mejor de Agile Scrum”, expresa Pérez Echeverría. “Pero todo este proceso de PACE venía acompañado de la documentación necesaria para que cualquier profesional pudiese innovar y diseñar experiencias”. “Nos sentimos como si cualquiera pudiera hacer nuestro trabajo con un cursillo”.

¿La democratización de la experiencia del usuario tiene alguna letra pequeña?También había miedo a que se tomasen decisiones equivocadas que llevaran al fracaso. Pero, pasado un tiempo, los UX empezaron a tomar un papel más relevante. “Es cierto que se cometieron errores, como todos cuando empezamos. Pero también se entendió la complejidad y la profundidad de la profesión, pasando nosotros de la ejecución a la inspiración. Nos convertimos en líderes naturales”.

Según Pérez Echevarría, la democratización de la UX está produciendo una evolución similar a la de la fotografía, aumentando el interés por la profesión y permitiendo que todo el mundo hable en el mismo idioma.

“No hay que dejar de compartir, ni hay que tener miedo a que vengan otras personas a ayudarnos en nuestro trabajo. Tenemos que ser capaces de convertirnos en facilitadores, pero teniendo claro que el nivel de exigencia es mayor y solo triunfarán los mejores”.

Por lo tanto, no hay consecuencias negativas en la letra pequeña de la democratización de la experiencia del usuario. Lo único que hay es una necesidad de hacer las cosas de otra forma.

Te recomendamos

JCDecaux

Mundial

Katapult

Cannes

Compartir