Anunciantes

¿Se está rindiendo Apple a los encantos del dinero en detrimento de la experiencia?

La experiencia de usuario de Apple, en la cuerda floja

La marcha de Jony Ive de Apple tras 30 años a los mandos del diseño de sus productos ha despertado dudas sobre el futuro de la compañía. ¿Está Apple olvidándose de la experiencia de usuario?

appleLos recientes cambios que se han producido en el seno de Apple han hecho saltar todas las alarmas sobre el quizá preocupante rumbo de la compañía.

La marcha del principal diseñador de los productos de la manzana, Jony Ive, tras casi 30 años a las riendas de la creatividad de la compañía y los posteriores rumores sobre los motivos de su marcha que apuntaban a un papel cada vez más secundario en la empresa, no dejan lugar a dudas de la transformación en la que se encuentra Apple.

En un momento en el que las ventas de su producto estrella, el iPhone, se han estancado y el resto de sus dispositivos mantienen la misma línea, la empresa busca ahora en los servicios, sobre todo los relacionados con la salud, su nuevo gran negocio.

Así lo demuestra el lanzamiento de su propio servicio de streaming audiovisual, Apple TV+ o de su servicio de noticias, Apple News, los de salud, videojuegos, música o pagos.

Un giro que no tendría por qué preocupar si la compañía no estuviese cambiando también la política que ha mantenido a lo largo de todos estos años y que le ha diferenciado de sus competidores: poner en el centro la experiencia de usuario.

Mientras sus principales rivales han apostado por llenar sus productos con sus propios servicios, instalados por defecto en los dispositivos, Apple se ha mantenido firme en su postura, ofreciendo una experiencia sencilla, conveniente y libre de la “porquería digital” que tanto irrita a los usuarios y que, sin embargo, supone dinero fácil para las tecnológicas.

Claro que, en tiempos convulsos, parece que el negocio comienza a inclinar la balanza. La tendencia a dar un empujón a su nueva oferta de servicios es cada vez más clara, haciendo desaparecer su diferenciada experiencia de usuario para entrar en la misma dinámica que el resto de players del mercado.

Ejemplo de ello son las notificaciones no solicitadas que promocionan sus servicios, la exclusión de rivales en su App Store mediante cambiantes y estrictas normas o la instalación por defecto de algunos de sus servicios en sus productos.

Una estrategia que, si nos guiamos por los números, es todo un éxito pero cuya agresividad podría pasarle factura y hacerle perder su sello de marca premium que tanto valoran los consumidores.

Te recomendamos

Dmexco 2019

Miami Ad School

Outbrain

T2O

Compartir