Anunciantes

Gucci podría haber cometido un fraude fiscal de 13.000 millones

La fiscalía italiana investiga la marca de lujo Gucci por evasión de impuestos

La fiscalía italiana investiga la marca de lujo Gucci por evasión de impuestosEl CEO de la firma de moda italiana Gucci, Marco Bizzari, está siendo investigado por la fiscalía italiana por un presunto fraude fiscal. Así lo han revelado documentos aportados por el diario Mediapart y compartidos por la red de periodismo de investigación EIC.

En estos documentos aparece reflejado que François-Henri Pinault, jefe del grupo Kering (al que pertenece Gucci, así como otras marcas de lujo como Balenciaga, Yves Saint Laurent o Bottega Veneta), ha diseñado un esquema fiscal que le permitía a la compañía ahorrarse una importante cantidad de dinero en impuestos.

Mediante este esquema, Bizzarrri recibía su salario a través de una empresa pantalla en Luxemburgo. De esta forma, Kering conseguía que el pago a la Seguridad Social fuera prácticamente nulo.

Según un email procedente de un asesor fiscal de Kering, esta compañía pantalla no cuenta con ninguna sede física ni con empleados. Incluso, en el contrato de Bizzarri, se expresa que este no llevaría a cabo ningún tipo de trabajo en dicha empresa.

Además, el CEO de Gucci apenas pagaba impuestos en Italia. Esto se debe a que, al menos con efectos fiscales, contaba con una residencia en Suiza hasta 2016. En concreto, Bizzarri tiene una casa en Vico Morcote, un pueblo suizo cercano a la frontera italiana.

La residencia en este país le permite al CEO de Gucci evadir la mayor parte de los impuestos italianos, ya que, en vez de pagar sobre sus ingresos, lo hace sobre los gastos. Así, desde 2010 pagó con carácter anual menos de 100.000 euros en impuestos. Esto equivale a un 13% de sus impuestos frente al 43% que le correspondía por los ingresos que obtenía.

Por esta evasión de impuestos, el CEO de Gucci se ha ahorrado 15 millones de euros. Por su parte, el grupo Kering ha eludido pagar 50 millones de euros. Además gracias a este esquema fiscal, la compañía ha pagado 9,52 millones por el salario de Bizzarri en vez de 21 millones de euros al año.

Desde finales del año pasado, la Fiscalía de Milán está investigando una evasión fiscal de 13.000 millones de euros por parte de la marca de lujo. Ante estas acusaciones, ni el CEO de Gucci ni François-Henri Pinault se han pronunciado.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir