Anunciantes

LA IMAGEN DE LIDL SE VE AFECTADA POR EL ESCÁNDALO DEL ESPIONAJE A SUS TRABAJADORES

Las acusaciones de espionaje lanzadas contra la cadena de supermercados de descuento Lidl han provocado un descenso de popularidad de la marca, según el monitor permanente de marcas Brandindex del instituto de estudios de mercado Psychonomics.

Desde que se hizo público el escándalo, la puntuación de Lidl en el ranking Brandindex pasó de tener 29 puntos a caer a -4. Si antes Lidl era la segunda cadena de supermercados en Alemania por imagen de marca, adelantada sólo por la cadena Aldi, ahora su imagen es peor que la de las 16 cadenas de supermercados alemanas restantes.

Respecto a otras categorías observadas por este ranking, también en los aspectos de “impresión general sobre la marca”, “satisfacción del cliente” y “disposición a la recomendación”, Lidl ha sufrido pérdidas de incluso dos cifras. En cuanto a su imagen como empleador, ha caído en picado desde los ya negativos -21 puntos que antes tenía a -62 puntos.

Las medidas de relaciones públicas de Lidl para minimizar el impacto de sus prácticas de recursos humanos no están siendo demasiado contundentes. Para salvar su imagen, la cadena ha informado al público de que las redes de vigilancia y seguridad establecidas respondían a la cifra creciente de robos que sufren sus establecimientos, sin mencionar en ningún momento el control sobre los trabajadores. Sin embargo, según publica El Mundo, la cadena ha anunciado que dejará que los empleados accedan a los informes en los que se hable sobre ellos. La aclaración a los clientes en la web alemana de la cadena pasa fácilmente desapercibida.

El escándalo saltó cuando el semanario alemán Stern publicó un reportaje en el que mostraba las técnicas de vigilancia y espionaje utilizadas por la cadena de establecimientos, técnicas heredadas de la Stasi (Staats Sichercheit, el servicio de seguridad de la antigua Alemania del Este), quienes a su vez aprendieron de la Gestapo. Informes plagados de anotaciones sobre los gustos, comentarios, amistades y afinidades de los trabajadores, así como su forma de vestir, nutren densas bases de datos con información sobre los empleados de la cadena. Al parecer, y según la misma fuente, también las cadenas Edeka y Plus habrían utilizado estas mismas técnicas.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir