Anunciantes

Y así el streaming salvo a la industria discográfica

La industria discográfica renace cual ave fénix gracias al streaming

La música en streaming no ha acabado con la industria discográfica. Todo lo contrario, gracias a ella el sector vuelve a afrontar un crecimiento negativo después de varios años en coma.

streamingLa irrupción del streaming en el mundo de la música ha supuesto un cambio en los hábitos de consumo de los consumidores, pero también una salvación venida del cielo para la industria discográfica, especialmente maltratada por la irrupción de la digitalización. Más de 176 millones de usuarios ya utilizan este tipo de servicios, entre los que se encuentran Spotify, Apple Music o Deezer, como recuerda Expansión.com.

Gracias a ello, la industria musical puede enorgullecerse de haber salido del pozo. Después de quince años de horror, ya encadena tres ejercicios al alza, según el reciente informe publicado por la patronal mundial de la discográfica, Ifpi. De hecho, el pasado año el sector consiguió uno de los porcentajes más altos de los últimos veinte años, aumentando sus ingresos un 8,1%.

Todo ello no hubiera sido posible sin la existencia de los servicios de streaming, que han crecido durante el pasado año un 41%. Por ello no es de extrañar que el 54% de los ingresos digitales provengan del negocio musical, siendo el streaming por primera vez la fuente de ingresos de la industria (un 38%, 6.600 millones de dólares). Los gastos derivados de las suscripciones aumentaron un 45,5%, gracias a la suma de 64 millones de nuevos abonados. En cambio, las descargas cayeron un 20% durante 2017.

Por lo que respecta a España, en 2017 había alrededor de 1,5 millones de abonados a estas plataformas. Los ingresos por pago ascendieron a 84 millones de euros, situándose la publicidad cerca de 30 millones, y las plataformas de vídeo como Vevo o YouTube en 24 millones. El mercado digital se lleva cerca del 68% del total de ingresos, aunque destaca también el renacer de los vinilos, aumentando sus ventas un 46%.

Y el rey del streaming es Spotify, con 95 millones de usuarios en su servicio gratuito y 75 millones en el de pago, que esperan convertir en 96 millones a finales de año. Pero la empresa sigue arrojando pérdidas, continuando en números rojos desde hace diez años. Registró el pasado año un total de 4.100 millones de euros de ingresos (un 90% procedente de las suscripciones) y unas pérdidas de 324 millones.

Pero la compañía se ha apuntado un tanto al mejorar las condiciones con los propietarios de derechos, que han aceptado rebajar sus royalities siempre y cuando la plataforma sume usuarios a más velocidad. Sus ingresos interanuales han aumentado un 26%, junto al 30% de incremento de su base de usuarios. Pero apenas han reducido 4 millones sus pérdidas netas.

En segundo lugar se encuentra Apple Music, con 40 millones de abonados y 8 en periodo de pruebas. Recientemente, la compañía adquirió Shazam por alrededor de 400 millones de dólares, unas inversiones que puede sostener gracias al poder de la compañía de Cupertino. Por su parte, Tencent, accionista de Spotify, domina el mercado chino, preparando la salida a Bolsa en Estados Unidos de su plataforma de streaming.

Pero, aunque el mercado se está recuperando del largo coma en el que ha estado inmerso, lo cierto es que sigue estando lejos de las cifras de récord que conseguía a finales de los noventa. El año pasado, se movieron 17.300 millones de dólares y, aunque es una gran cifra, es tan solo un 68% de lo que se movió en el mejor año para la industria de la música grabada: 1999.

Te recomendamos

TAPTAP

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir