Anunciantes

La Marca España se ve perjudicada por los engaños en torno al jamón ibérico de bellota

jamonCada cultura tiene sus tradiciones y productos específicos. Al igual que relacionamos Francia con los buenos quesos, Italia con la pasta y la pizza o Rusia con el caviar, España es conocida mundialmente por producir un aceite de oliva y un jamón ibérico de bellota excelentes.

El jamón español es conocido en el mundo entero por su gran sabor y calidad, aunque este embajador de la Marca España ha sido víctima de fuertes irregularidades, como por ejemplo cerdos cruzados con otras razas que han sido etiquetados como ibéricos puros, puercos que fueron criados en un metro cuadrado y alimentados con pienso y cuyos jamones se vendieron después con imágenes de idílicas dehesas.

Para acabar con este tipo de engaños y recuperar la pureza y el prestigio del cerdo ibérico, el gobierno ha aprobado una normativa que dotará de más transparencia a la venta del producto.

La nueva norma establece que en las etiquetas de la carne, el jamón, la paleta y la caña de lomo se informe al consumidor del porcentaje de ibérico que atesora del animal. Así, si viene de un cruce de madre ibérica pura y macho duroc, figurará ‘50% ibérico’.

A pesar de la intención de esta ley, muchos creen que sigue siendo insuficiente ya que “Esto es engañar al consumidor, se oculta qué el otro 50% procede de un guarro norteamericano y que el resultado no es un ibérico, es un sucedáneo. Genéticamente es otra composición racial que se tendrá que bautizar y legalizar, señala Constantino Martínez, analista independiente del sector.

El jamón ibérico de bellota debería tener su propia normativa porque la actual mete en el mismo paquete de calidad a todo lo que lleve genética ibérica. Pero no es sólo genética, la alimentación y el manejo son el resto. Se pueden hacer, y se hacen, magníficos jamones con cerdos ibéricos cruzados de pienso, eufemísticamente llamados “ibéricos de cebo”. Pero la dehesa y la montanera son un sistema exclusivo e inimitable.

Una de las novedades de la nueva normativa es que el responsable exclusivo de suministrar los nuevos precintos de colores es la Interprofesional del Cerdo Ibérico (ASICI), organización integrada por la mayoría de los propios productores y comercializadores, medida que ha sido duramente criticada por parte del sector.

Ya veremos si con esta normativa se consigue que los productos bandera españoles sean claros y transparentes sin intentar engañar al consumidor para lucrarse.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir