Anunciantes

La marca "made in Germany", ¿chatarra por culpa de su Volkswagen y sus escándalos?

germanyFuera de su país natal, las marcas alemanas se han jactado siempre de ser oriundas de la "pluscuamperfecta" Alemania. El "made in Germany" ha sido una coletilla "marketera" sumamente rentable.

"La marca Alemania es sinónimo de exactitud, precisión, seriedad y confianza", explica Miles Young, CEO de Ogilyv Matther en declaraciones a The Wall Street Journal. "Es una marca extraordinariamente fuerte", añade.

Nadie pone en duda que el “made in Germany” es una marca robusta donde las haya, pero ¿seguirá siendo igual de fuerte tras el “dieselgate” (ahora convertido en “gasolinagate”) de Volkswagen?

“Cuando salió a la luz el escándalo de las emisiones, algunos directores de marketing se quedaron totalmente noqueados”, confiesa Horst Wagner, CEO de la agencia alemana Publicis Pixelpark. Lo cierto es que “nadie está cambiando nada, pero todo el mundo tiene la vista puesta en cómo se desenvuelven las cosas”, agrega.

“Creo que los anunciantes se tomarán un descanso de los anuncios pro Alemania, al menos hasta que el humo provocado por el dieselgate se despeje del horizonte”, apunta, por su parte, Denis Gancel, CEO de la agencia W&Cie.

Las marcas automovilísticas son probablemente las que más han hecho de su origen alemán una virtud “marketera”. En su anuncio para la Super Bowl del año pasado Volkswagen puso alas a sus ingenieros (alemanes, por su supuesto). Al otro lado del charco Audi se ha agenciado el eslogan “It’s time for German engineering” y también Opel, de la mano de la rubísima (y alemanísima) Claudia Schiffer, ha presumido de sus raíces teutonas en sus últimas campañas publicitarias.

Pero también a las marcas ajenas al sector automovilístico les gusta enarbolar la bandera del “made in Germany” para enamorar al consumidor.

En Italia, por ejemplo, la marca Bosch, famosa por sus electrodomésticos, se anuncia con el claim “Típicamente alemán”. Y en la India se descuelga con un lema igualmente sonoro (y orgulloso de ser alemán): “Somos alemanes, estamos orgullosos de nuestras máquinas”.

Por su parte, Alpecin, un champú anticaída desarrollado por la empresa germana Dr. Kurt Wolff, les promete a los británicos en sus anuncios “ingeniería alemana para su cabello”.

La canciller alemana Angela Merkel recalcó el pasado martes ante los grandes líderes de la industria germana que la poderosa marca Alemania no se había resentido tras el escándalo de las emisiones de Volkswagen y que las marcas teutonas no estaban, por lo tanto, renegando de su “alemanidad” en sus estrategias de marketing y publicidad.

Sin ir más lejos, Siemens lanzará próximamente una campaña en la que alardeará de las bondades de la ingeniería alemana.

“No hay crisis para la marca Alemania”, dice Young. “Pero hay que tener cuidado. Si el escándalo de Volkswagen no se maneja adecuadamente, la marca Alemania podría salir perjudicada”, advierte.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir