líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Según un estudio de DNA Seattle

La mayoría de los consumidores prefiere que las marcas no se posicionen ante cuestiones políticas

Pilar Ruiz de Gauna

Escrito por Pilar Ruiz de Gauna

El estudio de DNA Seattle revela que la mayor parte de los consumidores prefiere marcas que busquen la unión en lugar de posicionarse en un bando concreto.

DNA Seattle

No es ningún secreto que la mayoría de los consumidores exigen a las marcas que se posicionen sobre temas relacionados con el medio ambiente y las causas que ellos consideran juntas, siempre en pos de la diversidad y de la igualdad y con un compromiso que respalde su posición. Pero, ¿ocurre lo mismo en cuanto a su ideología política? ¿Demanda la sociedad un posicionamiento claro en este sentido?

Según el estudio Foresight 2020 de la agencia creativa DNA Seattle que recoge AdWeek, el 54% de los encuestados están de acuerdo en que las marcas deben optar por construir un terreno común y evitar tomar partido. Además, más de la mitad afirman que muchas marcas utilizan los problemas sociales como una estrategia de marketing para vender sus productos o servicios. El estudio realizó encuestas a 2.000 estadounidenses.

El 35% de los encuestados asegura estar cansado de escuchar hablar sobre política

Alan Brown, CEO y cofundador de DNA Seattle, subraya: «Del mismo modo que los candidatos políticos están cortejando votos independientes, las marcas pueden ampliar su relevancia para más personas al defender un terreno común que al plantar firmemente una bandera al lado de cualquier tema o candidato».

Por otro lado, el 35% asegura estar cansado de escuchar hablar sobre política, mientras que el 36% afirmó que debatir sobre temas políticos con personas con las que no está de acuerdo es «estresante y frustrante».

Con estos datos, se torna más evidente la necesidad de los estadounidenses de marcas que unan en lugar de dividir. Sin embargo, esta evidencia puede desvanecerse ante una determinada franja de la sociedad. En concreto, entre los más jóvenes y liberales. «A menudo depende de la autenticidad de la marca y el problema. Para una demografía específica, una marca que adopta una postura política sólida puede verse como muy positiva», señala Christine Wise, directora de estrategia de DNA Seattle.

Otra de las conclusiones que brindan los profesionales de DNA Seattle se centra en la autenticidad de las marcas. Según indican, la sociedad es consciente de la existencia de marcas que utilizan este tipo de situaciones de manera oportunista y su posicionamiento carece de credibilidad entre los ciudadanos.

El sistema y la división política que lidera en el país es, según los encuestados, el tercer problema más importante al que se enfrentan en EE.UU., tras la seguridad y la privacidad de los niños.

 

Budweiser se une a Mahou, Damm y Heineken en la conquista del deporte reyAnteriorSigueinteSnapchat se reconcilia con el crecimiento, pero sigue teniendo a los inversores enfurruñados

Contenido patrocinado