líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

LA MUJER ESPAÑOLA A EXAMEN EN SEDUCCIÓN

Redacción

Escrito por Redacción

Nota de Prensa:

Moda íntima, conservadurismo y tradición van intrínsecamente unidos cuando hablamos de la mujer española. Los resultados del estudio realizado por la Asociación de Moda Íntima y Moda Baño Francesa entre 1.000 mujeres españolas comprendidas entre 25 y 45 años así lo demuestran. Si tuviésemos que calificar a la mujer española en hábitos de consumo, preferencias, gustos y valoración de la moda íntima no alcanzaría el aprobado en seducción.

RADIOGRAFÍA DEL ARMARIO DE LA MUJER ESPAÑOLA

El armario típico de la mujer española la define también como clásica, tradicional y poco consciente de la capacidad seductora de la lencería. Prácticamente la totalidad de las encuestadas afirma utilizar sostenes con aros (92%) y de corte clásico (73%). Otras modalidades como los sostenes sin tirantes o con tirantes de silicona forman también parte del armario de un alto porcentaje de mujeres, sobre todo en el período estival, que es cuando se emplean más estos modelos debido al tipo de ropa que se utiliza. Prendas más atrevidas y seductoras como los sujetadores push-up, que aumentan el volumen del pecho o los balconet, que lo realzan, sólo tienen cabida en los armarios de la mitad de las mujeres encuestadas.

El armario de las españolas contiene más conjuntos que piezas sueltas ya que cinco de cada diez afirman comprar juegos de moda íntima.

Siempre con sostén pero casi nunca con liguero
El conservadurismo de las españolas se advierte también en el uso asiduo del sostén, prenda que el 87.5% dice llevar siempre. Unas tienen modelos más atrevidos, otras más convencionales, en función de los gustos y preferencias de cada una pero como media tienen entre 5 y 10. Otro apunte importante del conservadurismo y poca sofisticación en el uso de la moda íntima es que sólo el 2% de las mujeres utilice liguero de forma regular.

Respecto al tipo de braguitas preferidas existen diferencias por segmentos de edad. Seis de cada diez mujeres comprendidas entre 25 y 35 años se decantan por el tanga, mientras que para cinco de cada diez mujeres de entre 35 y 45 años la opción preferida es el bikini, seguida del coulotte, que usan casi tres de cada diez.

Para gustos se pintan colores
Cuando de elegir colores se trata, la opción preferente para mujeres de casi todas las edades es una prenda que permita evitar que la ropa interior se transparente con la ropa que lleva (33%). Una vez más en la elección de colores se advierte el conservadurismo de la mujer española, se queda con colores clásicos como el blanco (24%) y el negro (25%) y sólo una de cada cien se decanta por tonalidades más atrevidas como el rojo o el azul.

Las prendas con composición de lycra son las más compradas por las españolas (48%), seguidas del algodón (31%) y la micro fibra (8.5%).

HÁBITOS DE COMPRA

Una decisión individual
El tradicionalismo de la mujer española se advierte en sus hábitos de compra. El acto de adquisición de ropa interior es individualista según los resultados de esta encuesta ya que el 54.5% afirman acudir solas cada vez que hacen alguna compra. Sólo el 26% cuenta con la opinión de su pareja para que le aconseje a la hora de hacer la elección, mientras que un 12% prefiere ir con algún familiar y el 7.5% restante con amig@s.

Las españolas renuevan su moda íntima cada temporada y la tendencia mayoritaria en el segmento más joven (25 a 30) es comprar en franquicias (50%), mientras que a medida que aumenta la edad se observa una tendencia progresiva hacia las tiendas especializadas en lencería. Esto se advierte, sobre todo, en el grupo de edad comprendido entre los 35 y 45 años, donde la tendencia hacia las tiendas especializadas es prácticamente mayoritaria (45%).

La compra, un acto intimista
A las mujeres les gusta comprobar que las prendas que adquieren son de su talla y les sientan bien, por ello un 73.5% se prueban siempre lo que compran. El acto de adquisición resulta también intimista porque, además de preferir ir sola, la mujer española sólo pide consejo al dependiente en el 32% de los casos. Un 41% nunca hace ningún tipo de consulta sobre tallas, copas o diseños más adecuados para la forma y tamaño de su pecho y el 27% de la marca pide consejo en función de si conoce la marca que compra o no.

Las más jóvenes son las que menos se gastan en moda íntima. El segmento de edad entre 25 y 30 años declara invertir sólo hasta 50 € cada vez que compra. A medida que avanzamos en los grupos de edad, el gasto se sitúa entre 50 y 100 €.

Mejor cómoda que seductora
Como ha demostrado el armario de la mujer española la española se decanta por modelos tradicionales y la comodidad también sus compras. La mujer española prefiere estar cómoda antes que guapa y atractiva, busca ante todo el confort (60%) y la calidad de los tejidos (51%). Antepone estos criterios a comprar una prenda seductora, que sea adecuada para la copa del pecho o incluso al precio de las adquisiciones.

El cuidado del pecho
Las mujeres españolas menores de 40, reconocen no haberse hecho nunca una mamografía. El porcentaje asciende hasta casi un 50% en los grupos de edades entre 25 y 35 años y hasta un 33% en el segmento de edad de 35 a 40. Incluso cinco de cada diez comprendidas entre 40 y 45 declaran hacerse una al año.

Sólo una de cada diez mujeres dice utilizar de forma regular productos de belleza para mantener el pecho firme y sin estrías. Tres de cada diez afirma utilizarlos a veces, aunque no de forma regular ,casi una de cada diez haberlos usado después del embarazo, pero la mayoría –cinco de cada diez- reconoce no utilizarlos nunca.

El 95.5% de las españolas no está operada del pecho. A las más jóvenes, si se operasen, les gustaría aumentar su tamaño, mientras que las de mayor edad optarían por el cambio de forma.

Púdica en la playa
La mujer española se caracteriza por ser púdica en la playa. Aunque el 85% prefiere el bikini al bañador, demostrando no tener pudor alguno cuando de enseñar el ombligo se trata, a la hora de mostrar su pecho la cifra cambia radicalmente. Sólo el 2 de cada diez españolas hace topless de forma habitual, cuatro de cada diez en algunas ocasiones y otras cuatro de cada diez afirma no hacerlo nunca.

Más de la mitad reconoce también que no lo gusta exhibir demasiado su cuerpo en la playa o la piscina, puesto que afirma ponerse siempre alguna prenda por encima del bañador cuando va a comer o a tomar algo.

Ellos a examen
El sexo masculino sale bastante bien parado según los resultados de este estudio. No sólo aprueba, sino que las mujeres les dan un notable a la hora de calificar su habilidad para desabrochar un sujetador a la primera. Las más generosas calificando son las jóvenes, que puntúan mejor a los varones que las mujeres un poco mayores, que simplemente dan un aprobado raspado.

Los resultados de este estudio demuestran que la mujer española concede poca importancia a la capacidad seductora de la lencería, aunque es consciente de que puede ser una buena arma de seducción para encandilar a su pareja. La mayoría consideran que para los hombres también es importante la ropa íntima ya que puntúan con un notable alto su sensibilidad con la ropa interior.

 

LA TELEVISIÓN, EL MEDIO MÁS INFLUYENTE EN LAS COMPRAS DE LA MUJER HISPANAAnteriorSigueinteHTTPCOMUNICACIÓ INVIERTE 550.000 EUROS PARA FORTALECER SU ACTIVIDAD

Contenido patrocinado