Anunciantes

La nueva CEO de American Apparel revoluciona la "pésima" estructura de la compañía

american apparelPaula Schneider, la nueva CEO de American Apparel no lo tiene nada fácil para coger las riendas de una empresa que, Dov Charney, fundador de la icónica marca, ha dejado en una situación financiera desesperada.

Uno de los principales problemas a los que se enfrenta Schneider en esta nueva andadura es que la compañía carece de unas funciones básicas de gestión. Por ejemplo, American Apparel carecía de un organigrama estructurado y lógico. Esto se traduce en que unas 60 personas reportaban informes sobre la situación de la compañía al CEO cuando lo normal en una gran corporación es que la cifra no supere los 10.

Ante esta situación, Schneider ha remitido un comunicado a los inversores en el que les explica su nuevo plan para que la empresa recupere su posición competitiva dentro del sector del retail. Entre los aspectos más llamativos encontramos la creación de organigramas en los que se detallen los cargos y funciones que desempeña cada trabajador así como una formalización de los sistemas de incentivos adicionales para los empleados clave.

Encontramos además en este comunicado una revisión de las políticas de vacaciones así como del pago de las mismas. Llama la atención que este tipo de medidas que son tan habituales en las empresas, brillasen por su ausencia en American Apparel.

“Los organigramas tradicionales simplemente no existían allí”, ha afirmado Schneider en una entrevista a Quartz. “Dov es una de las personas más trabajadoras del planeta pero es difícil escalar un negocio como este. Necesito gente que se ocupe de dirigir cada uno de los departamentos ya que yo no tengo todos los conocimientos”, aseguraba Schneider. “Desde el punto de vista de la escalabilidad de una empresa como esta, es necesario contar con líderes que dirijan sus propios negocios y departamentos”.

En lo referente a una estructura en el sistema de salarios ha afirmado que se sabía que la gente contaba con bonificaciones pero que no había unos objetivos fijados para obtener las mismas. Schneider quiere cambiar esto y dejar claro los objetivos que se deben cumplir para obtener este tipo de gratificaciones. Una clara apuesta por la transparencia y la coherencia empresarial.

Limitar el número de los informes directos que recibe el CEO no sólo sirve para liberar al mismo de pensar estratégicamente sino que ofrece cierta autonomía a otros ejecutivos.

Por supuesto, establecer una simple estructura de gestión no es la panacea. Es una parte de un plan de reestructuración mucho más amplio en el que se incluyen reducción de costes, invertir en los productos y la contratación de nuevos talentos. Además se incluye un nuevo cambio en el enfoque comercial, la publicidad y las ventas en el sector del retail. El objetivo de Schneider es conseguir que la valoración actual de 600 millones de dólares con la que cuenta actualmente American Apparel ascienda hasta la cifra de los 1.000 millones de dólares.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir