líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

La OMS y su hachazo a la carne procesada: ¿hemorragia a la vista en las marcas "fast food"?

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

fast foodAlgunos consumidores andan desde ayer algo soliviantados (y con ellos también la poderosísima industria de la comida rápida). La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), organismo adscrito a la Organización Mundial de la Salud (OMS), colgaba ayer la etiqueta de cancerígena a la carne procesada, de la que las salchichas y el bacon son quizás son sus mayores abanderados.

No contenta con hacer polvo a los fanáticos de estos sabrosos pero poco saludables alimentos, la IARC aseguró asimismo que la carne roja (de vaca, de cerdo, de caballo, de cordero, de cabra, etc.) es también «probablemente carcirógena».

El dictamen de la OMS es más que claro. Las hamburguesas, las salchichas y el bacon con el que tanto nos gusta llenar la panza en las grandes cadenas de comida rápida son causa potencial de desarrollar cáncer colorrectal y otros tipos de tumores como el cáncer de páncreas y el cáncer de próstata.

¿Se quedarán vacías las arcas de McDonald’s, Burger King u Oscar Mayer tras la advertencia de la OMS? Los expertos no lo tienen muy claro. Los efectos a largo plazo del anuncio de la IARC se quedarán por el momento en las arenas movedizas de la indeterminación, aseguran consultores de CPG consultados por Brandchannel.

¿Por qué? Básicamente porque en los últimos tiempos los consumidores han tenido que lidiar con el (sorprendente) cambio de parecer de los nutricionistas sobre alimentos antaño perversos (y ahora saludables) como los huevos y la mantequilla. ¿Si antes nos decían que comer huevos era malo y ahora nos dicen que es bueno, por qué deberíamos creerles cuando se descuelgan de repente con que el bacon es cancerígeno? Esta sería grosso modo la pregunta que rondaría en estos momentos por las cabezas de muchos consumidores y que impediría, por ahora, una hemorragia masiva en la industria del “fast food”.

“Comos consumidores, estamos un poco atormentados y sorprendidos porque queremos hacer bien las cosas desde el punto de vista de la nutrición, pero no sabemos realmente qué es lo correcto”, explica Ken Harris, socio de la consultora Cadent Consulting.

Por su parte, George Young, presidente de la consultora Kalypso, cree que las advertencias de la OMS “causarán inevitablemente revuelo entre los consumidores». «Sin embargo, lo cierto es que todo es potencialmente peligroso. Hace diez años el bacon eran un alimento muy nocivo para la salud. Después nos contaron que este alimento era en realidad muy rico en proteínas y ahora no dicen que es cancerígeno. Es normal que el consumidor se muestre desorientado”, recalca Young.

La desorientación del consumidor será, por lo tanto, la que logrará que las grandes cadenas de comida rápida salven (de momento) los muebles.

 

¿Aumentar el impacto de las campañas? No pierda detalle de estos casos #PureMobile2015AnteriorSigueinte12 características que distinguen a los emprendedores "pata negra" de los del montón

Contenido patrocinado