Anunciantes

Camel y Lucky Strike, a la cabeza

La venta de cigarrillos vuelve a crecer en España después de una década de caídas

Hacienda ha conseguido recaudar 9.089 millones de euros a través de impuestos especiales e IVA a la industria del tabaco el pasado año. Esto supone un incremento del 0.88% respecto al mismo ejercicio del año anterior.

tabaco

Han pasado 10 años desde que el tabaco comenzó a tener grandes caídas en sus ventas en nuestro país. Sin embargo, parece que el sector se recupera y, por primera vez en una década, el mercado aumenta sus ventas con un incremento del 0,5% en 2019, alcanzando los 2.243 millones de cajetillas vendidas el pasado año. Entre las marcas de tabaco que más han notado este incremento se encuentran Camel y Lucky Strike, pertenecientes al grupo de Japan Tobacco International (JTI).

Estos y otros resultados han sido publicados por el Comisionado para el Mercado de Tabacos (CMT) que señala como Hacienda ha conseguido recaudar 9.089 millones de euros a través de impuestos especiales e IVA a la industria del tabaco el pasado año. Esto supone un incremento del 0.88% respecto al mismo ejercicio del año anterior. Por su parte, Camel ha logrado vender 216 millones de cajetillas y Lucky Strike 200 millones, convirtiéndose así en los abanderados del crecimiento.

La lista la sigue liderando un año más Malrboro que, pese a ser uno de los tabacos con precio más elevado del mercado, sigue siendo el preferido de los españoles. Sin embargo, la caída de la marca de Philip Morris es evidente al pasar del 13,94% el pasado año al 13,81% este mismo año. Le siguen Winston Classic (8 %), el ya nombrado Camel, Chesterfield (8 %); Fortuna (7,37 %), Lucky Strike (7,32 %), Winston (5,21 %) y L&M (4,25 %), Nobel (3,55%), West Brooklyn (3,49%) y Ducados Negro (3,42%).

tabaco

La facturación total del sector de las tabacaleras subió hasta los 11.865 millones de euros (un 0,95% más respecto al año anterior). Philip Morris no debe estar de enhorabuena pese a seguir liderando la industria con Marlboro. Por un lado, su marca Chesterfield también ha caído en el mercado, pasando del 8,33% al 8% que suponen 866 millones de euros en ventas. L&M también ha sufrido un tropiezo, pasando del 4,57% al 4,23% y una facturación de 475 millones.

Cabe señalar dos aumentos más que reseñables: por un lado el tabaco de liar que alcanzó una venta de 6.012 toneladas (un 3,4% de crecimiento) y el tabaco de pipa que creció un 40% (1.290 toneladas). Hay que tener en cuenta que la picadura de liar supone un 8,75% del valor total del mercado y el de pipa supone 1,31% del total.

Te recomendamos

FOA 2020

DMEXCO

Outbrain

Xandr

Compartir