Anunciantes

La historia detrás de los nombres de las marcas

Las curiosas historias detrás de los nombres de las marcas más populares

¿De dónde proceden nombres como Amazon, Apple, Starbucks o Banana Republic? Profundizamos en los curiosos orígenes de sus denominaciones de marca.

nombresUna marca evoca algo en los consumidores con tan solo nombrarla. A la hora de comprar, muchas personas se decantan por una u otra, vendiendo el mismo tipo de producto, tan solo por lo que significan para ellos. Por ello es tan importante encontrar nombres evocadores, reconocibles e identificables.

Algunas marcas quieren, con su nombre, mostrar el espíritu de la compañía. Otras se llamaron así simplemente porque la URL estaba disponible. Pero en muchas ocasiones las grandes marcas tienen historias detrás de su denominación tan interesantes (o más) como sus productos. Aquí están algunas de ellas, recogidas por FastCompany.com.

Amazon

Sin duda alguna, Amazon es una de las compañías más grandes e influyentes de todo el globo. Un auge considerable, teniendo en cuenta que cuenta con menos de un cuarto de siglo de historia. Sus orígenes fueron la venta de libros pero, ¿cuál es el origen de su nombre?

La historia más conocida es que su fundador, Jeff Bezos, escogió este nombre simplemente porque empezaba por la letra “A”. En 1994, los buscadores solían arrojar los resultados en orden alfabético, por lo que comenzar con dicha letra significaba una ventaja en el posicionamiento. A ello se unió el hecho de evocar al Amazonas, el río más largo del mundo. Bezos, al fin y al cabo, quería crear la compañía de venta de libros más grande del mundo.

Pero esta historia tan solo es la mitad de la realidad. Lo cierto es que Amazon no fue el primer nombre que se consideró, tuvo dos predecesores. El primero fue Cadabra, Inc., sí, como abracadabra, una referencia a la magia del comercio online. Bezos descartó este divertido nombre después de que su abogado le dijera que sonaba como “cadáver”.

El segundo fue “Ralentless”. Incluso llegó a registrar el dominio, que actualmente redirige a Amazon. Afortunadamente, los amigos de Bezos le señalaron que este nombre sonaba bastante siniestro. Teniendo en cuenta que Bezos se ha convertido en la persona más rica del mundo, no parece que Amazon fuera una mala elección.

Apple

Quizás ahora suene totalmente normal decir que tu teléfono móvil o tu tablet es un “Apple”. Pero en 1976, cuando se fundó la compañía, nombrar a una empresa como una fruta era algo bastante extraño. De hecho, la mayoría de compañías tecnológicas escogían nombres que evocaran, precisamente, a la tecnología, como Microsoft o IBM (International Business Machines).

Según el co-fundador de Apple, Steve Wozniak, Jobs había vuelto de visitar un lugar en Oregón al que denominó “huerto de manzanas”. “Steve sugirió el nombre Apple Computer”, señala Wozniak en su libro iWoz: Computer Geek to Cult Icon. Lo primero que el co-fundador de Apple contestó a Jobs fue: “¿Qué ocurre con Apple Records?”.

Apple Records era la discográfica de los Beatles, y sigue siendo de su propiedad. De hecho, durante mucho tiempo se especuló que Jobs, gran fan del grupo de Liverpool, había elegido el nombre de su compañía precisamente por esto. Pero, según Wozniak, “intentamos encontrar nombres con sonido técnico que fueran mejores, pero no lo logramos. Apple era mucho mejor, mejor que cualquier otro nombre que pudiéramos pensar”.

Walter Isaacson, años, después, confirmó la historia en la biografía de Jobs. Steve Jobs habría escogido este nombre porque sonaba “gracioso, animado y no intimidante”. En 2007, Jobs anunció en la Macworld Expo que eliminarían el “Computer” del nombre, ya que no solo fabricaban eso. El resto ya es historia.

Banana Republic

En 1978, Mel y Patricia Ziegler fundaron una compañía llamada “Banana Republic Travel & Safari Clothing Company”. La pareja había tenido la idea de abrir una tienda que recolectar ropa única alrededor del mundo mediante sus viajes de trabajo. Abrieron un establecimiento en California, donde vendían ropas con un catálogo hecho a mano lleno de historietas. En 1983, Gap adquirió la compañía y acortó el nombre a “Banana Republic”.

Y son precisamente estas dos últimas palabras las que hacen a la marca tan interesante. Muchos han calificado como “ofensiva” su denominación, puesto que en muchas ocasiones se hace referencia a determinados países de África o Sudamérica como “repúblicas bananeras”.

Según Griots Republic, el término fue acuñado por vez primera por el autor O. Henry en 1901, para describir tanto a Honduras como a sus países vecinos. Unos países que estaban siendo explotados por las corporaciones estadounidenses por sus recursos naturales. La compañía que lo estaba haciendo en Honduras era United Fruit Company y se dedicaba, precisamente, a las bananas. Hoy en día, United Fruit Company se conoce como Chiquita y utiliza bananas para adornar sus establecimientos en todo el país.

Dadas las connotaciones negativas evidentes de la palabra, no deja de ser sorprendente que Gap no aprovechara su adquisición para cambiar la denominación de la marca. Incluso Mel Ziegler señaló en una ocasión que deberían haberlo hecho. “Me gustaría que hubieran cambiado el nombre… No tiene nada que ver con lo que era la compañía original”.

Starbucks

Si se piensa en café, es probable que se piense en Starbucks. Pero, ¿qué es un “starbuck“? Según uno de sus fundadores, Gordon Bowker, era tan solo uno de los cientos de nombres que tanto él como Zev Siegl (el otro creador de la compañía) estaban considerando. De hecho, estuvieron muy cerca de cometer el error de denominar a la marca “Redhook”.

Después de recopilar unos cien nombres que sonaban prometedores, escogieron unos seis. Entonces, se encontró con “Redhook”. “En ese momento, no sabía que era el nombre de un barrio industrial de Brooklyn. Tengo la tendencia de utilizar nombres que tienen la letra ‘k’. Me gustaba la cualidad positiva del sonido, cómo cortaba el aire”.

Otro nombre considerado fue “Cargo House”. “Habría sido un terrible, terrible error”, señaló Bowker. Entonces, un compañero de Bowker en su agencia de publicidad menciono que las palabras que comenzaban con “st” sonaban poderosas.

“Alguien, de alguna manera, vino con un antiguo mapa de las Cascadas y el Monte Rainier, y allí había un viejo pueblo denominado Starbo”. Cuando observó el nombre de este pueblo, Bowker pensó en Moby-Dick, en Starbuck , el primer oficial del Pequod en la novela de Melville. “Pero Moby-Dick no tiene nada que ver con Starbucks directamente. Fue tan solo una coincidencia puesto que el sonido parecía que tenía sentido”.

“En muchas ocasiones, se ven referencias al primer oficial del Pequod y su amor por el café. Y, después, alguien me dijo que él no amaba el café en el libro, tan solo en la película”, expresó. “Moby-Dick no tiene nada que ver con el café, hasta donde yo sé”.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir