Anunciantes

Las empresas alemanas se vuelcan con los refugiados sirios

refugiados siriosLas imágenes con los refugiados sirios intentando alcanzar su tierra prometida, Alemania, han llenado los medios en los últimos días. Su última parada antes de emprender el camino hacia el país germano fue Hungría y el trayecto hasta allí ha sido largo y complicado. Europa se ha volcado en su ayuda y los ciudadanos están intentando conseguir que su bienvenida sea lo más agradable posible, proporcionándoles comida, bebida, ropa, juguetes e, incluso, alojamiento.

Los gestos de humanidad mostrados en ciudades como Múnich han conseguido remover la conciencia de las marcas, que han querido unirse a la iniciativa. Esas personas necesitan ayuda rápida para poder dejar atrás el horror que han vivido en su país natal. El apoyo de los empresarios es vital para conseguir mejorar su futuro.

Los peces gordos de las empresas han alzado la voz a la sociedad. El CEO de Springer, Mathias Döpfner, se ha dirigido al periódico alemán Handelsblatt para dirigirse a toda la población: “Ayudar a los refugiados y darles la bienvenida a Alemania es un mandamiento de decencia y de humanidad”. Por su parte, Christoph Kübel, el CEO de Robert Bosch GmbH ha hecho un llamamiento a todos los ciudadanos recordando que “la integración de los refugiados en estos días es una tarea nacional”.

Muchos empresarios han dado un paso más allá y su ayuda ha superado a sus propias palabras. El centro de exhibiciones Messe München ha proporcionado tres salas para el alojamiento de los recién llegados. Dos de ellas están destinados a ser los dormitorios, mientras que, en la primera, se organiza su llegada.

No es el único centro de exposiciones que ha ofrecido sus instalaciones para que los refugiados puedan resguardarse bajo un techo. Los centros nacionales están en contacto con los gobiernos estatales y locales para determinar cómo pueden ayudar. El director general del centro Leipziger Messe ha proclamado que “queremos contribuir con urgencia para garantizar la ayuda humanitaria necesaria para el suministro de energía eléctrica a todos los que soliciten ayuda en la región de Sajonia, además de ofrecer un salón en el que pueden descansar 2.000 refugiados”.

El grupo minero RAG, una empresa con una gran conciencia social, considera que la ayuda no burocrática debe prestarse en primer lugar y que es necesario ofrecerles un nuevo hogar. Para ello, han puesto a disposición de los refugiados una parte de sus instalaciones. En total, estos cuentan con 17 áreas distintas en el sudeste de Alemania, incluido un edificio vacío en el que la empresa energética Eon se ha ofrecido a pagar el alquiler durante cinco años.

Cualquier ayuda, por pequeña que sea, es buena. Las empresas, debido a su poder económico superior, tienen en sus manos demostrar que, más allá de su propia marca, les preocupan también las personas necesitadas.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir