Anunciantes

LAS MARCAS, ALGO MÁS QUE PRODUCTOS

Muchas veces, los consumidores compran mucho más que un producto, compran una marca. Uno de los activos mejor valorados para algunos anunciantes, la marca se ha convertido en diversas ocasiones en objeto de estudio. Matt Haig, experto estadounidense en este campo, titula su último libro El reinado de las marcas, en el que selecciona y clasifica las 100 mejores marcas del mundo.

Uno de los ejemplos más clásicos de “marcas estatus” es Moët & Chandon, el exclusivo champán que los clientes compran más que por su sabor, por su asociación con el glamour. Otra de las marcas representativas de los estratos sociales más altos es Bang & Olufsen. Su logo art-decó y una publicidad sutil acompañan la identidad sofisticada de la marca. Menos asociada al lujo pero más a la calidad es Nike, según el experto. Además de atraer por su diseño, esta marca transmite valores como “riesgo, energía positiva y juventud”, apunta Teresa Rioné, directora de comunicación de Nike.

Haig ofrece en su libro otros ejemplos a resaltar, como es el caso de Evian, que se ha quedado al margen de comercializar aguas de sabor como el resto de sus competidores y se sigue manteniendo singular y fuerte. Marcas de lujo hay muchas, pero de entre todas ellas se distingue Louis Vuitton, la firma de lujo más grande del mundo. Más que una marca, LV es hoy todo un símbolo. Pero no todas las marcas apreciadas son marcas de lujo. El mejor ejemplo es el de Virgin, marca con una identidad de “Robin Hood” que compite con los gigantes corporativos en una amplia gama de sectores. Los productos no son sólo funciones, también emociones, eso es una marca.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir