Anunciantes

Las marcas de bollería y refrescos pierden el nicho de los colegios e institutos

Las marcas de bollería y refrescos pierden el nicho de los colegios e institutosEl Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas han acordado un plan para limitar la venta de bollería refrescos en los colegios públicos. La industria denuncia la “criminalización” de sus productos, mientras que los expertos consideran que además hace falta educar más en cuestiones nutricionales.

La Ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, asegura que la industria ha participado en la elaboración del documento de consenso y que están al tanto de todo. Según declaraciones de la Asociación Española de Anunciantes a MarketingDirecto.com, los anunciantes siempre apoyarán la autorregulación y explican que apoyan todas las medidas llevadas a cabo en el marco del código PAOS, del cual participan desde su entrada en vigor en 2005. El Código de Autorregulación de la Publicidad de los Alimentos dirigida a menores (PAOS), que forma parte de las actuaciones de la Estrategia NAOS de prevención de la obesidad y fomento de la actividad física. Este código se inscribe en el marco del convenio de colaboración suscrito por el Ministerio de Sanidad y Consumo y la Federación de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB).

Sin embargo, desde la Asociación Nacional de Bebidas Refrescantes Analcohólicas (Anfabra) creen que están criminalizando sus productos y no comprenden “una diferenciación tan clara entre alimentos buenos y malos sin justificación”. Según Ana Escudero, secretaria general de la Asociación, “las propuestas no son útiles para prevenir la obesidad, este es un problema de salud pública multifactorial”.

No podrán venderse en los colegios ni bebidas con cafeína u otras sustancias estimulantes, ni aquellas que tengan edulcorantes artificiales. Escudero asegura que estas bebidas representan sólo el 1% de las calorías diarias que ingieren cada español al día, y que no son “en absoluto” la causa de la obesidad. Se restringirán todos los productos que con más de 200 calorías, más de 0,5 gramos de sal, o que lleve algún ácido graso trans, tanto en las máquinas expendedoras como en las cantinas de colegios e institutos.

Según la Ministra de Sanidad, no se trata de la prohibición de ningún alimento, “sólo se pone límite a la venta de determinados productos en base a las recomendaciones de los expertos para que los niños, que no tienen criterios nutricionales para determinar qué alimentos deben comer y cuales no, no tengan acceso a ellos”.

El 17% de la población adulta y el 13,9% de los niños españoles son obesos, según el Centro de Investigación Biomédica en Red sobre Obesidad y Nutrición (Ciber-Obn). Además, uno de cada cuatro niños padece sobrepeso u obesidad, según los datos de Sanidad. La patología se ha triplicado entre este grupo de población en los últimos veinte años.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir