Anunciantes

LAS MARCAS DE LUJO LUCHAN CONTRA LA PIRATERÍA

Bolsos de Louis Vuitton por 50 euros, carteras de Tous por 30 y gafas de sol Dolce & Gabbana por 10. Es el precio de los artículos falsificados que se venden en las calles de todo el mundo. Estas copias hacen perder a las marcas de lujo alrededor de 6.100 millones de euros anuales. Pero más allá de las pérdidas económicas, estas marcas llevan tiempo luchando para impedir que además se pierda el prestigio y la imagen.

“Más que el coste financiero, lo que más perjudica a estas empresas es que su imagen de marca se deteriora. Las falsificaciones hacen que la notoriedad de la firma aumente y deje de ser exclusiva”, explica en Expansión Susana Campuzano, directora del programa superior de dirección y gestión estratégica del universo del lujo del IE Business School. Pero los consumidores aún no están concienciados del daño que pueden causar a una marca comprando productos piratas.

Para combatir la piratería, las marcas invierten entre un 3% y un 5% de su facturación en el control de imitaciones, porcentaje similar al que se invierte en I+D. Por esa razón, Philippe Guilliaumet, presidente del Grupo Richemont (Cartier, Mont Blanc, entre otras), se lamenta al afirmar que se invierten millones en este tipo de operaciones cuando ese dinero podría destinarse a otros temas “consustanciales” a la actividad del sector.

Una de las iniciativas más claras que han llevado a cabo las marcas de lujo es la emprendida por Louis Vuitton. La compañía a la que pertenece, LVMH, forma a los equipos de aduana de diferentes países para que aprendan a diferenciar un modelo falso de uno auténtico. En España se ha creado la Asociación Nacional de Defensa de la Marca (Andema).

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir