líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Doritos, Mastercard y Starbucks son algunas de ellas

Las marcas más creídas están eliminando su nombre de toda su publicidad

Parece que ha surgido una nueva tendencia a la que se están sumando algunas compañías: quitar el nombre que acompaña a su logo, a su publicidad e, incluso, a sus redes sociales.

marcas logos

¿Quién no reconocería a kilómetros el logo de Nike, Starbucks o Apple? Está claro que hay marcas que no necesitan presentación para ser identificadas. Parece que ha surgido una nueva tendencia a la que se están sumando algunas compañías: quitar el nombre que acompaña a su logo, a su publicidad e, incluso, a sus redes sociales.

Podría parecer osado por parte de algunas empresas. ¿Creen estar en la posición de poder eliminarlo y ser reconocidas? ¿Lo están realmente? Algunas de ellas podrían estar llevándolo a cabo solo como una estrategia temporal. Otras estarían testando esta opción de cara a una eliminación total futura.

Esta misma semana, Doritos eliminaba de su recién estrenado spot y todas sus redes sociales (YouTube, Instagram, Facebook y Twitter) su logo y su nombre. Bautizada como Another Level, fue presentada durante los MTV Video Music Awards.

Allí se lanzó el nuevo spot de la compañía titulado Anti-Ad (anti-anuncio) en el que se ve cómo los Doritos – y las alusiones- aparecen sin filtro pero no lo hacen ni el logo ni el nombre de la marca, incluso han incorporado bolsas del producto pixeladas: «Estamos promocionando un aperitivo tan icónico que no necesitamos nombrarlo», dice una voz en off al inicio.

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí.

Doritos no ha sido la primera -ni será la última- marca que ha llevado a cabo una táctica como esta: Mastercard y Starbucks, por ejemplo. Esta última no ha eliminado del todo su nombre de todas sus acciones. Hace unos días explicaban que, aunque prefieren utilizar su logotipo sin nominación, no lo eliminarán completamente.

Lo cuentan en una nueva web lanzada hace unos días, que se asemeja a una guía, donde descubre todos los entresijos de su proceso creativo y la historia de su creación como imagen de marca de forma detallada: desde la elección e inspiración de las creatividades hasta la explicación de los detalles de su logo.

logo starbucks

«Cada caso es un poco diferente, al igual que cada marca es un poco diferente», explica John Shaw -director de estrategia de Superunion- a The Drum, «No siempre hay una única razón del por qué as marcas eliminan las palabras. Apple puede hacerlo porque su logotipo es una manzana. Nike puede hacerlo como expresión pionera de confianza. Mastercard puede hacerlo porque su actividad ya no se trata solo de tarjetas. Y Doritos lo está haciendo en parte como una pieza de anti-marketing subversivo».

Como todas las decisiones en la vida, la eliminación de la nomenclatura tiene sus ventajas y desventajas para las compañías. Shaw señala que «la simplicidad extrema es muy útil en los espacios pequeños y en los lugares en movimiento. Y más en un mundo dependiente del dispositivo. Entonces, si las palabras se interponen en el camino, retírelas«. Aquí habría una ventaja.

En un mundo en el que el smartphone se ha convertido en una parte más del cuerpo, la eliminación del nombre también su ventajas. ¿Por qué? Los consumidores están habituados a relacionarse a través de emojis, memes, imágenes, abreviaturas. Todo ello, lo más simple posible. Por ello, las marcas pueden utilizar su logo -sin preocuparse de cambiar el nombre en diferentes alfabetos- alrededor de todo el mundo.

¿Y las desventajas? Está claro que para eliminar el nombre -y que funcione- la marca debe ser grande y tener un largo recorrido. «El peligro es construir una campaña sin algo que la impulse a largo plazo y que resuelva el problema subyacente», expresa al medio Simon Dixon, co-fundador de DixonBaxi.

Es decir, tendría sentido que una marca eliminara su nombre siempre que el logo tenga sentido sin él, aunque el riesgo siempre está ahí. El problema al que se enfrentan las marcas es que pueden perder su esencia si pierden su nombre, así como peso corporativo. Así que, a veces, no es mala idea duplicarse para asegurarse de ganar una lealtad a largo plazo.

Pandora presenta el relanzamiento de su marca a nivel globalAnteriorSigueinteUna cadena de supermercados 'ficha' por Downton Abbey

Noticias recomendadas