Anunciantes

Las marcas también tienen que aprender a separar la vida personal de la vida profesional

Inmersos en la era digital, el trabajo y el hogar están cada vez más entremezclados. Es lo que Jonathan Mildenhall, de Coca-Cola, calificó como “integración vida-trabajo” y que más tarde la ejecutiva de Facebook, Emily White, llamaría “fusión vida-trabajo”. Y es que no es sólo que la tecnología nos lo permita, sino que nos anima a estar disponibles siempre, borrando la frontera entre la vida personal y la vida profesional.

Ahora, las marcas tienen que buscar la manera de enfrentarse a este nuevo espacio en el que los consumidores son incapaces de separar sus dominios laborales y personales, o no están dispuestos a hacerlo. En una industria en la que generalmente se ha llegado a los consumidores segmentando su estado mental, las repercusiones de este cambio son realmente significativas.

Ese cambio mental en el que han confiado durante mucho tiempo los anunciantes, ese “tiempo para mí” en el que los consumidores desconectan, está desvaneciéndose. De hecho, está alterando el dónde, cuándo y cómo la gente toma sus decisiones.

“La tecnología de mejora de la productividad no ha servido para aumentar la cantidad de tiempo de ocio que disfrutamos, sino todo lo contrario. Ha hecho que el trabajo se derrame por todo el espacio, llenando más horas del día y más días de la semana, alterando el comportamiento y las elecciones de las personas”, aseguró Rick Segal, presidente global y director de ensayo de Gyro.

Ahora la gente hace malabarismos con su tiempo y las marcas deben trabajar más duro para ofrecer productos y servicios que se adapten a las vidas cada vez más diversas y confusas. Una nueva realidad de la que las marcas deben conocer tres aspectos clave:

1. El trabajo como un estado de ánimo
Al mismo tiempo que las fronteras entre el mundo físico y digital están difuminándose con la penetración de smartphones, tablets, redes sociales y aplicaciones de geolocalización, también lo están haciendo las barreras entre la vida laboral y personal. El trabajo ya no es un espacio constreñido en un lugar un y tiempo cada día, sino que depende de las preferencias individuales y el estado de ánimo del sujeto en cada momento.

2. De hobbies a carreras
Los consumidores tienen cada vez más canales al alcance de su mano en los que compartir sus pasiones. Los anunciantes han creado una enorme cantidad de start-ups con el objetivo de ayudar a los consumidores a ganar tiempo para aprovecharlo en las cosas que verdaderamente les importan.

3. El fin de tenerlo todo
Entre todos los ejecutivos que declaran cómo han logrado combinar perfectamente sus vidas profesionales y personales, es fácil ignorar un cambio importante en el mercado. Para la Generación Y el concepto de éxito se define fuera de la jerarquía corporativa tradicional, y aquellos que se han sentido engañados por la promesa de tenerlo todo están dejándolo, buscando un equilibrio.

Te recomendamos
En otras webs

repoertaje a3

BackToBasics

Highway To Sales

Oh My Brand

Compartir