Anunciantes

LAS MUJERES: LAS CONSUMIDORAS A LAS QUE HAY QUE ENTENDER, ACERCARSE Y CONVENCER

El sector femenino compra el 85% de todo lo que se vende en el mundo, además de influir en la compra de otro 10% adicional, según revelaron las investigaciones que citó Ana María Olabuenaga, presidenta de Olabuenaga Chemistri en el Círculo Uruguayo de la Publicidad. La ponencia, recogida por la publicación Adlatina, ha servido para examinar algunas cifras y hacer un análisis sobre el segmento femenino en el mercado global. Las cifras hablan por sí solas: las mujeres compran el 75% de las medicinas, el 50% de los coches (en Estados Unidos) y 87% de la ropa interior masculina.

Es sabido que, en cantidad, las mujeres son el segmento de mercado más grande del mundo, y poco a poco, su capacidad económica va creciendo. En 1987, el 17% de las mujeres ganaba más que sus maridos, mientras que en el 2000 ese porcentaje se elevó al 30%. Otro ejemplo está en que, en Estados Unidos, las mujeres controlan el 51,3% de toda la riqueza privada, y los estudios revelan que esto no va a cambiar. Y quizá una de las cifras a tener más en cuenta por el sector publicitario es la que revela que al 58% de las mujeres le molesta cómo es vista por la publicidad.

La evolución
En los setenta, la mujer sólo era vista como ama de casa, lo cual cambió en los noventa, cuando la mujer había llenado su vida de múltiples actividades y vivía una vida altamente compleja. Los publicistas de entonces la reflejaron llena de actividades, estresada, llena de responsabilidades, en un mundo casi imposible de manejar. Pero las mujeres no se sentían así, por lo que conectaron poco con este tipo de publicidad. Hoy se están buscando nuevas alternativas, pero siempre enfocadas al público femenino. La publicidad ha dejado al hombre en un segundo término, son pocas las marcas que les hablan a los hombres. Una de las razones es porque los expertos han comprobado que la comunicación que es estrictamente de género masculino difícilmente influye en las mujeres, mientras que la publicidad femenina sí logra hacerlo con los hombres.

El cerebro de hombres y mujeres funciona diferente, lo cual resulta fundamental para la publicidad. La memoria femenina logra recordar más nombres y propiedades, incluso de productos que ni siquiera consume. Esto resulta altamente relevante, ya que por esto las mujeres recomiendan productos, específica y detalladamente, tres veces más que los hombres.

Estudios de una universidad norteamericana han revelado también que el cerebro de la mujer reacciona por completo a todos los estímulos que se le presentan, mientras que el cerebro del hombre reacciona por secciones y dependiendo de los estímulos. Es mucho de química, pero también de costumbres históricas, ya que como bien apuntó Olabuenaga, “la recolección/selección de frutos es la tatarabuela de lo que hoy algunas llaman shopping“.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir