líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Las tabaqueras denuncian al gobierno de EE UU por los anuncios antitabaco

Redacción

Escrito por Redacción

Cuatro tabacaleras han denunciado al gobierno estadounidense tras la entrada en vigor de la nueva medida que obliga a incluir en las cajetillas de tabaco imágenes explícitas sobre las consecuencias de fumar. Según aseguran las compañías, esta nueva normativa viola el derecho a la libertar de expresión, además de que supone un alto coste de impresión y condicionan a las personas a la hora de tomar la decisión de fumar o no.

Las compañías R.J. Reynolds Tobacco Co. y su subsidiaria Santa Fe Natural Tobacco Company Inc; además de Lorillard Tobacco Co., Commonwealth Brands Inc. y Liggett Group LLC han presentado la demanda en la corte federal de Washington DC. Según comentaba Floyd Abrams, abodado especialista en defender la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos, sobre la libertad de expresión, en un comunicado, “Nunca antes en Estados Unidos se ha obligado a los fabricantes de un producto legal a utilizar su propio embalaje y su publicidad para transmitir un mensaje de gobierno instando a los consumidores adultos a no consumir productos”.

Altria Group, antes conocida como Phillip Morris, es la única gran tabacalera que se ha abstenido de demandar. “Nosotros continuamos un trabajo constructivo junto a la FDA y nos reservamos nuestros derechos y opciones para proteger la compañía”, declaró el portavoz de Altria Bill Phelps, según publica El País.

Por su parte, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) no ha realizado ninguna declaración, alegando que desde la agencia no discuten sobre asuntos legales pendientes de litigio.

La polémica normativa, que ha sido adoptada de forma similar en varios países de la Unión Europea, fue aprobada en junio de 2009, convirtiéndose en el primer cambio notable en las advertencias sobre las consecuencias de consumo de tabaco en Estados Unidos en los últimos 25 años. En ese momento, la FDA anunció que a partir de octubre de 2012 todos los paquetes de tabaco llevarían impresas fotografías que advirtieran sobre los riesgos de fumar.

Una medida que pone en manos del gobierno estadounidense el control de la producción, venta y publicidad del tabaco pese a las objeciones de la industria. Con esta ley, la administración norteamericana pretende, además de lograr una reducción en las muertes provocadas por el tabaco, conseguir un ahorro anual de 100.000 millones de dólares en atención médica.

 

Los 10 canales más populares de YouTubeAnteriorSigueinteMarca TV llega a Movistar Imagenio

Contenido patrocinado