Anunciantes

Los hijos de Kamprad tienen por delante un duro reto: modernizar IKEA

El legado de Kamprad y el futuro de IKEA, el reto de sus tres hijos

KampradIngvar Kamprad falleció la pasada semana a los 91 años, dejando tras de sí un gigante como IKEA y varios mitos, como su memoria enciclopédica o su habilidad para los negocios. Según uno de los principales ejecutivos de la compañía, Johan Stenebo, autor del libro La verdad sobre IKEA, nunca ha conocido a alguien tan inteligente. Kamprad fue, además de empresario, padre de tres hijos, además de Annika, hija adoptiva de su primer matrimonio que está fuera del negocio. Conocida es su exigencia y austeridad con Peter, Jonas y Mathias, los tres herederos que tienen por delante la ardua tarea de renovar la compañía sin su padre.

Kamprad fue un hombre diferente, que consiguió salvar a su compañía de las múltiples y dolorosas crisis sufridas, desde la corrupción, el espionaje o sus propias conexiones con el nazismo durante los años cuarenta y cincuenta, calificadas por el propio empresario como “el error más amargo de mi existencia”. Con su desaparición, entran al negocio sueco tres hombres que ni siquiera se han criado allí, sino entre Dinamarca y Suiza, aunque comparten con su padre la pasión por la invisibilidad, según ElPaís.com. Sus apariciones en público están contadas y orquestadas y tan solo han concedido una entrevista, dentro de un libro autorizado por su progenitor.

No quiero que mis hijos compitan entre ellos por el derecho a dirigir la compañía. Pronto o tarde, tendré que nombrar a uno”, declaró ese mismo año, 1998, su padre. Pero el nombramiento nunca llegó y su padre diseñó una compleja estructura societaria que protegía a la compañía de sus posibles discordancias, de los elevados impuestos suecos y de las operaciones hostiles.

Mathias, según varias fuentes el mejor dotado para los negocios, ha dirigido entre 2004 y 2008 con talento la filial de IKEA en Dinamarca, pero en 2016 renunció a la presidencia de Inter IKEA, propietaria de la marca y las franquicias, para centrarse en construir, al lado de sus hermanos, una estrategia a largo plazo para la compañía. “No fueron criados ni formados por su padre para entregar el control de IKEA a alguien ajeno a la familia. El padre desconfiaba de cualquiera que no perteneciera a ella“, dijo Stenebo al periódico sueco The Local.

Según el propio Stenebo, es precisamente Mathias quien lleva el timón de la compañía, siendo Anders Dahlvig, responsable de Inter Ikea Holding, una figura prescindible. “No es una marioneta, pero está bajo el control de los hijos”. Pero Peter, el mayor de los tres es quien ostenta la presidencia del grupo Ikano, conglomerado de 7.300 millones de dólares anuales, según Forbes, que maneja la fortuna familiar. Pero Jonas puede que sea el que más parecido guarda con Kampard, creativo y reservado, descrito como una persona tranquila.

La relación ha sufrido, como en casi todas las familias, bastantes altibajos. Según Moving to the Future, de Lennart Dahlgren, en 2011 hubo una pelea entre el fundador y sus hijos a causa del reparto del dinero, pelea desmentida por la compañía. “Nosotros, sus hijos, le prometimos mantener su legado y hacer lo posible para garantizar que los valores y el concepto único de IKEA pervivan en el futuro”, transmitían los tres en un comunicado tras la muerte de Kamprad.

Todo lo que queda ahora es averiguar que harán los hermanos para que la marca de su padre perviva en un horizonte un tanto hostil, con los gigantes del comercio electrónico comiéndole cada vez más terreno. “Son decisiones de la propiedad, no de sus ejecutivos”, señala un economista que trabajó para la compañía.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir