Anunciantes

LEGO pone fin a su largo matrimonio con Shell después de que Greenpeace metiera "cizaña"

Everything is not awesomeLEGO y Shell eran socios desde hace más 50 años, pero su largo "matrimonio" ha llegado a su fin. Después de una campaña iniciada hace unos meses por Greenpeace, en la que la organización ecologista presionaba a LEGO para finiquitar su relación con la famosa petrolera, la marca juguetera ha decidido entregar a Shell los papeles del "divorcio".

Greenpeace lanzaba en esta campaña duros dardos contra LEGO y Shell por la decisión de la segunda de hacer prospecciones petrolíferas en el Ártico. En "Everything is not awesome" (No todo es genial), uno de los vídeos de la campaña de la ONG, un bonito paisaje ártico confeccionado con piezas de LEGO quedaba anegado por litros y litros de petróleo. Gracias a este vídeo, que se convirtió en viral, Greenpece logró generar muchísimo ruido en las redes sociales. No en vano, "Everything is not awesome" acumula ya casi 6 millones de reproducciones en YouTube.

En el marco de esta campaña varios activistas de Greenpeace acudieron incluso al parque LEGOLAND ubicado a las afueras de Londres para manipular las famosas figuritas de la marca danesa con mensajes contra la explotación petrolífera en el Ártico.

En un principio LEGO hizo oídos sordos a la campaña de Greenpeace y su CEO, Jorgen Vig Knudstorp, conminó a la organización ecologista a hablar directamente con Shell en lugar de “utilizar la marca LEGO”. Vig Knudstorp defendió además que el acuerdo de asociación de LEGO con Shell tenía un “impacto positivo” en la sociedad, ya que hacía llegar los juguetes de la marca danesa a más niños.

Sin embargo, y en vista del revuelo generado por la campaña de Greenpeace, LEGO ha preferido curarse en salud (y en polémicas) y ha decidido no renovar su actual acuerdo de colaboración con Shell cuando éste llegue a su fin.

Esta decisión pone fin a un largo “matrimonio” que se inició en los años 60 y que incluía la comercialización de juguetes de LEGO con la imagen de Shell en gasolineras de hasta 26 países.

El fin de este acuerdo, valorado en 110 millones de dólares, ha sido lógicamente muy bien recibido por Greenpeace, que insiste en que grandes marcas como LEGO deberían elegir sus socios “más cuidadosamente”.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir