Anunciantes

LOS ANUNCIANTES, ESCÉPTICOS CON LA SUPERBOWL

Sólo faltan unos días para el gran evento deportivo y publicitario de Estados Unidos, la Superbowl, pero este año parece que los anunciantes no están muy convencidos de que pagar más de 2,5 millones de dólares por 30 segundos para anunciarse en el intermedio de la final vaya a suponerles un beneficio equiparable. Por eso están eligiendo otros momentos y estrategias publicitarias.

Ni Unilever con Dove, ni Procter & Gamble con Gillette, ni Microsoft con Vista. Tampoco Paramount, ni Sony. Estos grandes anunciantes, presentes por tradición en el intermedio de la Super Bowl, han preferido quedarse fuera este año. Estas marcas prefieren llevar a cabo estrategias integradas y multicanal en lugar de realizar un esfuerzo económico para estar presentes en el evento.

Unilever ha preferido la ceremonia de entrega de los Oscars, un evento más adecuado a la marca Dove, para presentar su nueva campaña creada en colaboración con los consumidores. “La Super Bowl es un gran vehículo para el marketing, sin duda. Pero las campañas de 360º han ayudado a definir los mejores emplazamientos para Dove”, afirma Stacie Bright, directora senior de marketing communications en Unilever.

Según el analista Robert Passikoff, de la consultora Brand Keys, la Super Bowl es un evento adecuado para anunciar productos que tengan que ver con él: cerveza, aperitivos, refrescos y tiendas de productos deportivos.

Los que sí se anuncian
Quien sí va a estar presente va a ser Anheuser Busch con la cerveza Budweiser. Será el mayor anunciante del evento. Ha pagado casi 240 millones de dólares por la emisión de 9 spots, que le darán 5 minutos de presencia. Y, de forma sorprendente, Coca-Cola, que no se anunciaba en la Super Bowl desde 1998, ha decidido volver este año, coincidiendo con el cambio en la dirección de marketing. También Pepsi se anunciará, confiando en el criterio de los consumidores, que habrán elegido que spot se emitirá de los cinco que la marca ha preparado.

Propuesta pública de matrimonio
Pero si bien los grandes anunciantes se muestran dubitativos, hay un chico que no ha cejado en su propósito de adquirir un espacio de 30 segundos en la Super Bowl para pedir a su novia que se case con él. El joven está haciendo una campaña para recaudar patrocinadores que le faciliten la enorme cantidad de dinero que tendría que pagar y por el momento habría alguna empresa interesada, pero no ha podido concretar nada a cinco días del evento. Información detallada en su blog, My Super Proposal.

Ver Vídeo:
LOS ANUNCIANTES, ESCÉPTICOS CON LA SUPERBOWL Los Oscars 2007: gran negocio para el cine

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir