Anunciantes

Los beneficios de Microsoft se desinflan por la pérdida de fuelle de Windows

MicrosoftEl ambicioso plan de reestructuración anunciado por Microsoft en julio de 2014 se ha llevado por delante unos cuantos ceros durante el último trimestre. Aunque el gigante del software logró aumentar su facturación, sus beneficios se desplomaron entre octubre y diciembre de 2014.

Durante su segundo trimestre fiscal, entre octubre de diciembre del año pasado, Microsoft logró dar un empujón a su facturación del 8% hasta alcanzar los 26.500 millones de dólares. A esta abultada cifra contribuyeron en buena medida la cada vez más lozana división de servicios en la nube de la empresa de Redmond. También las tabletas Surface fueron motivo de alegría para Microsoft durante el último trimestre, en el que las ventas de estos dispositivos crecieron un 25% hasta alcanzar los 1.100 millones de dólares de facturación. En cambio, los ingresos generados por la antaño todopoderosa división de Windows se contrajeron un 13% entre octubre y diciembre de 2014.

Si nos detenemos en el capítulo referido a los beneficios, estos cayeron un 10,7% hasta los 5.860 millones de dólares durante el último trimestre. Microsoft justifica esta caída amparándose en los gastos generados por el plan de reestructuración en el que está actualmente inversa la compañía y en el coste del proceso de integración de la división de teléfonos móviles de Nokia.

Bajo la batuta de Satya Nadella, el nuevo consejero delegado de Microsoft desde hace aproximadamente un año, la empresa de software está decidida a reducir su dependencia de Windows y de Office y a hacer todo lo posible para que sus servicios estén presentes en todas las plataformas y en todos los dispositivos. La clave para conseguirlo está en los servicios en la nube, que están echando ya muchísimos brotes verdes. En un plazo de apenas tres meses el número de clientes del servicio en la nube Office 365 aumentó en un 30% hasta llegar a los 9,2 millones.

Por otra parte, en Navidades Microsoft despachó 6,6 millones de unidades de sus consolas Xbox 360 y Xbox One. La cifra fue un 11% menor que en el trimestre precedente, cuando la Xbox One aterrizó en el mercado.

Más alegrías le dieron a Microsoft los teléfonos Lumia, sobre todo los más económicos, gracias a los cuales logró vender la cifra récord de 10,5 millones de dispositivos durante el último trimestre.

Aunque los resultados trimestrales de Microsoft se ajustaron en realidad bastante a las previsiones iniciales de los analistas, los títulos de la empresa de Redmond se desplomaron ayer un 3% en la bolsa.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir