Anunciantes

Los comerciantes estadounidenses se rebelan contra Amazon por utilizar a sus clientes de "espías"

Amazon ha sido acusado de atacar los fundamentos básicos del comercio. La razón, su última campaña, basada en la aplicación móvil Price Check, que ofrecía un 5% de descuento (hasta cinco dólares) a los clientes que compraran hasta tres productos en Amazon tras comprobar su precio en una tienda física con su móvil.

Los clientes no tenían más que escanear los códigos de barras o sacar una foto al producto para buscarlo en el inventario de Amazon y comprarlos más baratos de lo que se venden en las tiendas físicas. Simplemente, un comprador que ve un producto en una tienda física, puede hacerle una fotografía, buscarlo en el catálogo de Amazon y recibirlo en su casa, más barato, y con un descuento adicional.

Pero a las tiendas no parece haberles gustado mucho esta estrategia. Los detractores de la última campaña de Amazon consideran que, con una simple aplicación, el gigantesco supermercado online se ha colado en las tiendas a través de los móviles de sus clientes. Además, Amazon anima a sus clientes a que realicen este tipo de prácticas. Pero los comerciantes norteamericanos han decidido rebelarse y no pasarle ni una más al rey del e-commerce.

Según asegura Katherine Lugar, la vicepresidenta ejecutiva de Retail Industry Leaders Association, una patronal de grandes superficies, “los comerciantes competimos en el asunto de los precios los 365 días del año, y no hay época en que esa competencia sea más dura que la de las compras navideñas”. “Dado que Amazon evade el cobro de impuestos a nivel estatal, se permite explotar un agujero en el sistema de impuestos, diseñado antes de la era de internet, que le concede una ventaja en los precios de entre el 6% y el 10% sobre sus competidores en los negocios normales. La promoción agresiva de su aplicación móvil demuestra hasta qué punto quieren explotar ese vacío legal”, añadió, según ha publicado El País.

Parece que los comerciantes de Estados Unidos no están dispuestos a hacer la vista gorda una vez más frente a Amazon, que desde hace años se ha ganado numerosos enemigos al no cobrar las tasas sobre la venta en la mayoría de sus transacciones. De hecho, sólo cobra impuestos en los productos que se envían a Kansas, Kentuky, Nueva York, Dakota del Norte y Washington; aunque se espera que en menos de un año también lo haga en California, como resultado de la presión de las agrupaciones de comerciantes del estado.

Según la ley, un comercio online sólo puede cobrar impuestos en aquellos estados donde tenga presencia física, algo que, para sus críticos, es el fundamento de la ventaja de precios de Amazon.

Pero hasta el mismísimo Senado ha entrado en la polémica. Olympia Snowe, legisladora republicana por Maine, ha exigido a Amazon que ponga fin a sus ataques a los comercios tradicionales. “La promoción de Amazon es un ataque al comercio tradicional, que es el que emplea a trabajadores en nuestras comunidades. Los pequeños comercios luchan a diario para competir con grandes superficies, como el propio Amazon. Incentivar a los consumidores para que espíen en las tiendas locales es ir demasiado lejos”.

Desde Amazon, sólo han lanzado un breve comunicado en el que aseguran que “el objetivo de la aplicación es facilitar a los clientes el acceso a la información relativa a un producto, incluido su precio y las críticas de los compradores, de la misma forma que la podrían encontrar en la red”.

Te recomendamos

FOA 2020

DMEXCO

Hootsuite

Outbrain

Xandr

Compartir