Anunciantes

Los desayunos, el nuevo y sanguinario campo de batalla de las marcas de comida rápida

desayunosAl otro del charco lo de desayunar en casa está definitivamente "demodé". Por eso, y conscientes del filón que tienen entre manos, las marcas de comida rápida están echando toda la carne en el asador para que los estadounidenses visiten de buena mañana sus establecimientos y disfruten de pantagruélicos (y no siempre saludables) desayunos.

Las grandes cadenas de comida han puesto los ojos en los desayunos para intentar recobrar la confianza de unos clientes cada vez más huidizos. Y su afán por convertirse en la "reinas" de los desayunos es tal que no dudan en lanzarse a degüello las unas sobre las otras.

Es el caso, por ejemplo, de Taco Bell, que en su última campaña, “Routine Republic”, ataca duramente al cada vez más “debilucho” McDonald’s y a sus celebérrimos McMuffins, la joya de la corona del imperio de las hamburguesas en el universo de los desayunos.

El eje central de esta campaña es un spot de tres minutos de duración y lleno hasta los topes de clichés de corte estalinista que retrata el ocaso de una ciudad. En esta urbe se ciernen negros nubarrones en el horizonte, las casas parecen abandonadas y cunde la tristeza en todas partes.

Lo único que hacen los habitantes de esta lúgubre ciudad es deambular por las calles impulsados por omnipresentes mensajes propagandísticos que les empujan a encaminarse todas las mañanas a un gran establecimiento para desayunar los populares McMuffins de McDonald’s. No todos se dejan llevar, con todo, por la tiranía de esta “república de la rutina” (de McDonald’s). Dos jóvenes logran escapar de esta tiranía al ritmo de la mítica canción “Blitzkrieg Bop” de The Ramones para adentrarse en el fantástico mundo de los desayunos de Taco Bell.

El spot, filmado en Budapest, está repleto de dardos sutiles pero contundentes contra McDonald’s. El tirano disfrazado de payaso que aparece en el anuncio es a todas luces el “alter ego” de Ronald McDonald. Y los toboganes, presentes en numerosos restaurantes de la famosa cadena de hamburgueserías, hacen también acto de presencia en el nuevo y distópico spot de Taco Bell.

Ante la sonora bofetada que Taco Bell le propina a McDonald’s en esta campaña, la marca de los arcos amarillos no se ha quedado de brazos cruzados y ha contraatacado, no con publicidad, sino con una medida que podría terminar haciendo todavía más “pupa” a su rival. La popular cadena de hamburgueserías, cuyos desayunos están disponibles actualmente sólo durante unas cuantas horas al día, quiere comenzar a ofrecerlos durante todo el día de manera experimental en algunos de sus restaurantes.

Taco Bell y McDonald’s no son las únicas marcas que están apostando por una política agresiva en el terreno de los desayunos en su “patria chica”, Estados Unidos. También Dunkin’ Donuts, Wendy’s y Starbucks son cada vez más belicosos en su oferta de desayunos, que está creciendo como la espuma en los últimos tiempos.

Y es que los desayunos son particularmente lucrativos para las cadenas de comida rápida. McDonald’s, por ejemplo, logra el 25% de su facturación gracias a los desayunos. Y eso que la cadena de hamburgueserías, actualmente en horas bajas, sólo sirve desayunos en sus establecimientos entre las 7 y las 10:30 horas de la mañana, hasta las 11 los fines de semana.

Mark Kalinowski, de la empresa de análisis Janney Montgomery Scott, cree, de todos modos, que la creciente obsesión de las cadenas de comida rápida por los desayunos llega demasiado tarde. Productos como los McMuffins se cuentan entre los favoritos de los clientes de McDonald’s, que llevan demandando productos similares desde hace muchísimo tiempo.

¿Entonces por qué McDonald’s ha tardado tanto en plantearse la posibilidad de servir desayunos durante todo el día? Básicamente por un problema de logística: porque las cocinas de la multinacional no tienen (todavía) suficiente capacidad para servir desayunos las 24 horas del día.

Quien sí tiene capacidad para servir desayunos durante todo el día es, sin embargo, Taco Bell, que ofrece esta opción desde hace aproximadamente un año. Eso sí, sus extraños experimentos culinarios en el universo de los desayunos (waffels con huevos revueltos, por ejemplo) han sido objeto de mofa en innumerables ocasiones. No en vano, hay quien ha colgado a los estrambóticos desayunos de Taco Bell la etiqueta de “Franken Food” en clara referencia a los locos experimentos del doctor Frankenstein.

taco-bell

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir