Anunciantes

¿Por qué los patrocinadores de FIFA aún no se han bajado del barco?

fifa patrocinadoresEl máximo organismo de fútbol se encuentra actualmente en dos investigaciones independientes por parte de las autoridades suizas y estadounidenses sobre la presunta corrupción que hay dentro de sus filas. Además, su elección de Qatar como sede del Mundial de 2022 también ha sido fuertemente criticada después de que se hiciese público que han muerto cientos de trabajadores durante la construcción de las infraestructuras necesarias para acoger la celebración del evento deportivo.

Desde entonces, existe una gran presión pública sobre los principales patrocinadores de la FIFA (McDonald's, Coca-Cola, Kia/Hyundai, Gazprom, Budweiser y Adidas) para que adopten una posición y se retiren.

Tal como sostiene Trevor Cairns, ex jefe de marketing de Umbro -marca deportiva propiedad de Nike-, cualquier marca en circunstancias normales habría "corrido una milla" ante los escándalos, así que ¿por qué no lo han hecho ya?

Más difícil de lo que parece

En realidad, varios patrocinadores de la FIFA rompieron relaciones después del Mundial de Brasil del año pasado. Sony, Emirates, Castrol, Johnson & Johnson y Continental decidieron no renovar sus contratos con el organismo, aunque ninguno mencionó directamente los rumores sobre la FIFA como motivo del término de sus acuerdos.

Pero Nick Johnson, socio de Osborne Clarke y director de la junta de la Asociación Europea de Patrocinio, sugiere que la actual cosecha de patrocinadores podría tener problemas para romper sus contratos antes de tiempo. Todos deben tener una "cláusula de moral" preparada en sus contratos que les da la oportunidad de salir si se produce un escándalo, algo que ya ocurriera con Nike cuando se alejó de dejando Lance Armstrong en 2012 después de que se descubrieran pruebas de que estaba involucrado en el dopaje.

Ante esto, podría decirse que la acusación contra varios empleados de la FIFA y y el caso de los abusos de los derechos humanos en Qatar deberían calificarse como sendos escándalos. Pero Johnson sugiere que podría no ser suficiente, ya que los cargos involucran a individuos, en lugar de a la FIFA en su conjunto. "Incluso si son condenados varios individuos, puede no ser suficiente para desencadenar la cláusula moral”, explica.

Y si las marcas decidiesen poner punto final a sus acuerdos, esto podría costarles tanto como la totalidad del acuerdo de patrocinio. "Habría consecuencias financieras importantes, como daños y perjuicios, por incumplimiento de contrato".

Los patrocinadores también han sido objeto de críticas por sus declaraciones aparentemente suaves tanto en el asunto de las muertes de trabajadores como en el de las acusaciones. Una de las razones por las que sus declaraciones parecen tan calcadas entre sí puede ser el hecho de que estén atados por la confidencialidad. Sólo Visa ha ido más allá al amenazar que reconsideraría su acuerdo de patrocinio con la FIFA.

Johnson sugiere que algunas marcas estarían dispuestas a no hacer absolutamente nada, ya que la ruptura con la FIFA podría hacer más daño que bien a los patrocinadores que renunciaran. "Está muy bien decir que deberían alejarse, pero ¿realmente ayudaría eso? Ellos tienen relaciones establecidas, influencia, y va a ser más fácil para ellos trabajar dentro de los parámetros existentes que con cualquier otro nuevo patrocinador que entre".

Sin embargo, Johnson reconoce que la cuestión para los patrocinadores se ha vuelto más urgente con la reelección del presidente de la FIFA, Joseph Blatter. Aunque el que lleva presidiendo la entidad desde 1998 ha negado la corrupción, muchos lo consideran como el elemento más venenoso en una FIFA cada vez más tóxica.

Como señala Trevor Cairns: "El régimen dictatorial continúa con un líder que estaba en el lugar durante todo el período que la investigación penal cubre". "Es imposible creer que bajo su mandato se llevará a cabo una verdadera reforma, lo ha prometido durante años y sin embargo mira donde estamos hoy".

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir