Anunciantes

IKEA quiere escanear su trasero

Los planes de IKEA para crear la silla perfecta: escanear su trasero

IKEA tiene planes de escanear e imprimir el trasero de sus consumidores para crear una silla única y personalizada que se adapte a la perfección.

IKEAHasta la silla más cómoda del mundo acaba haciéndose insufrible después de pasar mucho tiempo sentado. Y es que lo cierto es que la silla perfecta no existe, ya que no se adapta completamente al trasero de cada persona. Pero, ¿y si se pudiera replicar por completo el mismo para crear una silla única e ideal para cada uno? Esto es lo que quiere conseguir IKEA.

Gracias a una nueva colaboración entre el grupo educativo de eSports Area Academy, la compañía de impresión 3D médica Unyq y la compañía sueca, algo así podrá hacerse realidad en los próximos dos años. Estas tres organizaciones harían realidad la silla perfecta, única para cada usuario.

Según IKEA, este nuevo mobiliario permitiría “desarrollar equipo ergonómico para conseguir una mejor experiencia gaming para los 2.000 millones de jugadores que existen alrededor del mundo”.

Una silla que sería de mucha utilidad, desde luego, para los jugadores profesionales, que deben pasar largas horas sin moverse de la silla. Según datos de 2016, el jugador aficionado medio gasta seis horas a la semana en jugar a videojuegos, un dato que está en constante crecimiento, según FastCompany.com.

Lo que no está muy claro es cómo funcionaría el proceso. Es decir, las tiendas deberían tener tanto un escáner 3D como una impresora 3D para poder fabricar estos asientos personalizados. La intención de IKEA es hacer realidad este proyecto futurístico en el 2020.

Pero, ¿qué ha llevado a la compañía sueca a preocuparse por este sector de consumidores? Sin duda, echar un vistazo a la industria de los eSports aclara bastante las cosas. Los videojuegos, por sí solos, ya son una industria global de 137.000 millones de dólares. Pero se espera que los deportes electrónicos muevan 2.300 millones de dólares para 2022.

Por lo tanto, la compañía puede haber visto una gran oportunidad de hacerse con la confianza de los consumidores de un sector en auge, aprovechando también el atractivo tecnológico que supone la impresión 3D. Un sistema que, si funciona en esta silla, podría acabar extendiéndose a otro tipo de mobiliario.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir