Anunciantes

Los poco "apetitosos" secretos de McDonald's

Cuando McDonald's se autoproclama a sí misma la "mayor cadena de comida rápida del mundo", hay detrás múltiples de factores que justifican esta afirmación, pero el sabor de sus productos no es precisamente uno de ellos. A esta conclusión llega al menos el documental Der Markencheck, emitido recientemente por la cadena pública alemana ARD.

Der Markencheck se mete entre los bastidores de la famosa cadena de comida rápida para poner bajo la lupa la calidad de sus productos, sus campañas de publicidad y las condiciones de trabajo de sus restaurantes.

Con casi 1.400 establecimientos, 3.000 millones de euros en ventas y 2,7 millones de clientes, McDonald’s es la indiscutible “reina” de las cadenas de comida rápida en Alemania. Sin embargo, popularidad no equivale a necesariamente a calidad. "Decepcionante". Éste es el adjetivo más repetido por los 100 ciudadanos de Colonia entrevistados al azar por Der Markencheck cuando se les pregunta por el sabor de la “Royal TS”, la hamburguesa estrella de McDonald’s en Alemania. En cambio, productos equivalentes de cadenas rivales como Burger King o Joe Champs salen bastante mejor parados que la “Royal TS” de McDonald’s en el interesante, aunque poco representativo desde el punto de vista científico test de Der Markencheck.

En términos de “sabor”, McDonald’s es el “farolillo rojo” de la lista, siendo adelantada tanto por Burger King como por Joe Champs. Tampoco convence a los consultados la “salubridad” de los menús de McDonald’s.

Pese a que sus productos no son los que mejor saben ni tampoco los que mejor sientan al estómago, McDonald’s sabe cómo “seducir” a su clientes, a los que se gana desde que son pequeños. Mediante sus menús infantiles, que combinan comida rápida y juguetes, McDonald’s se mete en el bolsillo a sus clientes desde la más tierna infancia. El “Happy Meal” es en realidad “una droga de iniciación”, asegura el psicólogo Thomas Ellrott.

El éxito de McDonald’s se basa no tanto en su comida, sino en lo que ofrece la marca en su conjunto. De hecho, en sus mensajes publicitarios, la marca hace hincapié en que el sabor del producto no es un factor decisivo para elegir McDonald’s, detrás hay factores mucho más importantes, subraya Ellrott. Para los niños, por ejemplo, un factor que es más importante que la comida es el juguete que acompaña el “Happy Meal”.

Y a los consumidores consultados por Der Markencheck les gusta definitivamente el “Happy Meal” de McDonald’s. “Ingenioso” y “seductor” son algunos de los piropos que dedican al popular menú infantil de la cadena estadounidense de comida rápida, informa Focus.

Aunque en términos de “sabor”, McDonald’s no convence al consumidor, sí parece hacerlo en términos de “seducción”. La cadena de comida rápida sabe que la calidad de sus productos no es su punto fuerte y ello se refleja también en su publicidad, donde apenas hay menciones, por ejemplo, a la calidad de la carne de pollo de sus hamburguesas. Según Der Markencheck, McDonald’s no promociona la calidad de sus hamburguesas de pollo porque en realidad no sabe de dónde procede la carne y en qué condiciones llega ésta a sus restaurantes.

Más de 4.000 empresas son actualmente proveedoras de los famosos “Nuggets” de McDonald’s. En imposible controlar día a día los suministros de cada una de estas compañías, argumenta la marca. ¿La consecuencia? Los invitados “no deseados” en la cadena de distribución de McDonald’s. Entre los distribuidores de la compañía en Alemania, se encuentra, por ejemplo, la empresa Wiesenhof, implicada en el pasado en una denuncia por maltrato animal.

Las condiciones laborales de los empleados de McDonald’s no parecen tampoco ser el punto fuerte de McDonald’s, un “nido de víboras” en el que las venganzas del "jefe" en el reparto de turnos, las degradaciones o los despidos sin previo aviso están a la orden del día.

Los contratos de McDonald’s contienen una cláusula que obliga al trabajador a pagar de su propio bolsillo los descuadres en la caja. Además, a menudo se firman contratos en los que el empleado percibe menos de 8 euros a la hora.

Los abusos laborales proliferan fundamentalmente en las alrededor de mil filiales de McDonald’s en Alemania que están en manos de franquicias y no de la multinacional. Hace poco, un tribunal francés condenó a la dueña de una franquicia de McDonald’s a pagar 250.000 euros en conceptos de indemnización por no pagar las horas extras a sus empleados. Pese a que los insistentes rumores sobre las deficitarias condiciones laborales de McDonald’s, pocos trabajadores de la multinacional se atreven a ponerse delante de la cámara para explicar su situación laboral "real" en los restaurantes de la marca.

Para justificar las malas condiciones laborales que se dan en algunos de sus restaurantes, McDonald’s responde de nuevo con evasivas y habla de “errores involuntarios”, asegurando que “la mayor parte de las franquicias se atienen al derecho laboral”.

Te recomendamos

A3Media Radio

rakuten

The trade lab

FOA

Compartir