Anunciantes

LOS RESTAURANTES ADAPTAN SUS MARCAS

Uno de los sectores que se está viendo afectado por la crisis es el de la restauración. Pero no sólo la economía de los consumidores está afectando a los restaurantes. La idea de comida sana predomina en el imaginario colectivo. Por eso, cada vez son más los restaurantes que están revisando sus menús para atraer consumidores que buscan una nutrición completa y equilibrada a la vez que una dieta baja en calorías.

Como respuesta a esta demanda del mercado, cada se emplean con mayor frecuencia ingredientes naturales y se comercializan comidas más sanas. Parece que este sector va a subirse también al tren y, antes o después, va a convertirse en una industria “verde”. Como indica Gonzalo Brujó, consejero delegado de la consultora de marcas Interbrand, “los comensales están preocupados por el impacto medioambiental que supone el comer fuera de casa y su apoyo a los productos artesanales e iniciativas como las granjas naturales cada vez es mayor”. De esta forma, los restauradores van a verse obligados a trabajar para ofrecer una imagen de sostenibilidad y respeto medioambiental.

Las grandes marcas están explorando diferentes alternativas. Interbrand ha detectado un rápido crecimiento del segmento denominado fast casual, que ofrece comida rápida y saludable. En esta categoría podría incluirse la cadena de establecimientos española Fast Good, un nuevo concepto que aúna comida sana y rápida creado en el año 2000 por NH Hoteles y el prestigioso cocinero Ferrán Adriá. Pero, sin duda, la opción que más crece, particularmente en Estados Unidos, es la de “comida para llevar” de establecimientos que ofrecen una dieta equilibrada.

Ante este panorama, las grandes marcas de comida rápida están tomando medidas. Pizza Hut, para compensar el descenso en la venta de pizzas a domicilio, ha incluido en su oferta pasta. De hecho, en Reino Unido han cambiado su nombre por el de Pasta Hut. En la actualidad conviven las dos marcas, como puede verse en su página web, y en algunos establecimientos ya han comenzado a testar cómo funciona el cambio en el nombre de pizza a pasta.

Por otro lado, McDonalds apuesta cada vez por ingredientes más naturales y presume de su certificación de Applus+. Además, está preparado para extender su marca e introducir bajo la misma café Premium a precio económico, una estrategia interesante que surge a raíz de la crisis económica y ante las predicciones que señalan para este año una subida en el precio del café.

Todavía se desconoce cómo afectará esta iniciativa a Starbucks y si sus consumidores se verán atraídos por ella. De momento, la cadena de café más famosa del mundo no ha perdido el tiempo y ha introducido sándwiches en su menú de desayuno para responder a los hábitos alimenticios de sus consumidores. Según Gonzalo Brujó “esta nueva iniciativa pone en riesgo la marca Starbucks, ya que podría diluirse al alejarse en exceso de su negocio original”. El descenso de ventas y el cierre de 600 establecimientos en Estados Unidos parecen indicar que algo se está haciendo mal.

Dejando de lado el furor por una dieta sana, observamos cómo marcas grandes como McDonald’s o Kentucky Fried Chicken para mantener su ritmo de crecimiento se ven obligadas a persiguen agresivas estrategias de expansión en mercados emergentes. “En esta situación, China e India, dado su potencial de crecimiento, resultan particularmente atractivos” añade Gonzalo Brujó.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir