Anunciantes

Daimler, bajo la lupa de las autoridades por falsear emisiones

Los malos humos del "dieselgate" ahogan también a Daimler, la matriz de Mercedes-Benz

Como su compatriota Volkswagen, Daimler, matriz de Mercedes-Benz, habría recurrido a triquiñuelas para falsear las emisiones de sus automóviles pertrechados de motor diésel.

daimlerEn 2016, cuando el escándalo del “dieselgate” estaba firmemente enroscado al pescuezo de Volkswagen, Dieter Zetsche, CEO de Daimler (matriz de Mercedes-Benz), echaba balones fuera y aseguraba que su compañía no había manipulado jamás tests de emisiones.

Sin embargo, esas declaraciones (ensombrecidas quizás por la mentira) podrían acabar costándole el cargo a Zetsche. Y es que al igual que su compatriota Volkswagen, Daimler habría podido recurrir a triquiñuelas ilegales para falsear las emisiones de sus vehículos.

Según ha podido saber el semanario económico WirtschaftsWoche, la Autoridad Federal de Transporte de Alemania (KBA) habría iniciado una consulta ante la sospecha de la existencia de un dispositivo para falsear emisiones en las entrañas del modelo Mercedes-Benz Vito.

Aunque aparentemente inofensiva, la consulta podría resolverse de manera no satisfactoria para Daimler y entonces la compañía se vería obligada no sólo a retirar del mercado los vehículos afectados sino también probablemente a sentarse en el banquillo de los acusados en caso de celebrarse un juicio.

La compañía liderada por Zetsche está en apuros, y bajo lupa de las autoridades, no sólo en su país natal sino también en Estados Unidos.

Al otro lado del charco las autoridades estadounidenses investigan a Daimler por pertrechar supuestamente a los automóviles diésel de la marca Mercedes-Benz de un software que altera deliberadamente las pruebas en los tests de emisiones.

Las autoridades que lideran la investigación de la que está siendo objeto actualmente Daimler allende los mares son la Enviromental Protection Agency (EPA), el Departamento de Justicia de Estados Unidos, la Junta de Recursos del Aire de California y la Comisión del Mercados de Valores (SEC) del país norteamericano.

Según ha confirmado la propia compañía, aproximadamente el 15% de los 2,3 millones de automóviles que Daimler fabrica en todo el están provistos de motores diésel.

Si se confirma que la empresa alemana trucó efectivamente los motores diésel de sus vehículos, podría enfrentarse a cuantiosas multas que se dejarían notar inevitablemente en sus arcas (como ya sucediera en el caso de Volkswagen).

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir