Anunciantes

Volkswagen sufre un revés en los tribunales

Los malos humos del "dieselgate" siguen asfixiando a Volkswagen en los tribunales

El Tribunal Supremo de Alemania emitió ayer una sentencia en virtual de la cual Volkswagen deberá indemnizar al comprador de un coche afectado por el "dieselgate".

dieselgate

Autor de la imagen: Pallino

El "dieselgate", el escándalo de los motores diésel trucados de Volkswagen, sigue siendo fuente de fuertes dolores de cabeza para el fabricante automovilístico alemán casi cinco años después de que saltara a la luz pública.

Ayer lunes el Tribunal Supremo de Alemania emitió una sentencia en virtual de cual Volkswagen deberá indemnizar al comprador de un automóvil pertrechado de software ilegal, si bien el cliente deberá descontar los kilómetros recorridos y devolver el vehículo a la marca teutona.

En su denuncia contra Volkswagen el demandante aspiraba al reintegro total de la cantidad que abonó en su día por el coche, que era de segunda mano.

El comprador tendrá, no obstante, derecho a reclamar y a ser indemnizado con un reembolso parcial. Aun así, el dictamen del Tribunal Supremo no reportará beneficios única y exclusivamente al demandante y constituye un severo revés para Volkswagen, puesto que reconoce el derecho a la indemnización de los consumidores afectados por el "dieselgate".

Así y todo, Volkwagen ha tildado de "punto final" la sentencia emitida por el Tribunal Supremo y se ha mostrado dispuesto a llegar a un acuerdo extrajudicial con el resto de demandantes (solo en Alemania hay 60.000 demandas pendientes) para ofrecerles indemnizaciones.

La sentencia dictada por el Tribunal Supremo de Alemania reconoce el derecho a las indemnizaciones de los afectados por el "dieselgate"

"Esperar a una sentencia trae notables desventajas a ambas partes. Una sentencia significa que el demandante al final debe devolver su vehículo a Volkswagen. Sin embargo, muchos quieren mantenerlo porque funciona bien y no quieren comprar uno nuevo", subraya la compañía germana en un comunicado.

El artífice de la demanda sobre la que el Tribunal Supremo emitió un dictamen este lunes es Herbert Gilbert, que compró en 2014 un Volkswagen Sharan de motor diésel en el mercado de ocasión.

Gilbert, de 65 años, abonó 31.500 euros por el automóvil y exigía el reembolso íntegro de esta cantidad alegando un "daño moral deliberado". Volkswagen alegó, no obstante, que el demandante pudo disfrutar del coche en todo momento y que no le correspondía, por ende, indemnización alguna.

La demanda de Gilbert se paseó por varios tribunales alemanes hasta que la corte de Coblenza dictaminó en junio de 2019 que Volkswagen debía indemnizar al demandante con 25.600 euros. Las dos partes involucradas recurrieron más tarde la sentencia y es ahora el Tribunal Supremo quien ha zanjado la cuestión.

Hace solo una semana Volkswagen volvía a verse en el ojo del huracán por publicar en Instagram una controvertida Story presuntamente racista en la que la mano gigantesca de una persona blanca empujaba sin ningún tipo de miramiento a un diminuto hombre de raza negra. Ante las furibundas críticas de los internautas, la marca retiró inmediatamente la Story y emitió una disculpa pública.

Te recomendamos

FOA 2020

DMEXCO

Hootsuite

Outbrain

Xandr

Compartir