Anunciantes

Las mentiras que hay agazapadas en el packaging de las marcas

Las marcas y sus (falaces) envases: "Vamos a contar mentiras tralará"

A nadie se les escapa que a las marcas les crece a menudo la nariz tanto en su publicidad como en su packaging, donde se abren paso no pocos embustes. Desenmascarar tales embustes es precisamente el objetivo del "Der Goldene Windbeutel" de Foodwatch.

marcas

Autor de la imagen: Eduving Porras Molina

No es ningún secreto que a las marcas les crece a menudo la nariz tanto en su publicidad como en su packaging, donde se abren paso no pocos embustes. Desenmascarar tales embustes es precisamente el objetivo de "Der Goldene Windbeutel", un singular premio (más bien su antítesis) convocado cada año en tierras germanas por la asociación alemana de consumidores Foodwatch.

Tan vergonzante galardón se lo disputarán este año cinco productos que, por las falaces mentiras agazapadas en su packaging, tienen la vitola de ser los más mentirosos (en clave publicitaria) del año.

"La industria alimentaria explota de manera vergonzosa el anhelo del consumidor por los productos sostenibles y saludables y ello halla su perfecto reflejo en el packaging de sus productos", explica Manuel Wiemann, de Foodwatch.

Los consumidores que así lo deseen podrán votar online hasta el próximo 6 de septiembre por aquel producto que, a su juicio, haya sido más embustero en el transcurso del último año y el que obtenga más votos será agasajado con el aborrecido galardón "Der Goldene Windbeutel".

La lista de productos nominados por Foodwatch al premio "Der Goldene Windbeutel" ha sido confeccionada tomando como punto de partido más de 200 artículos (puestos en la picota por los propios consumidores).

Uno de los productos finalistas al premio "Der Goldene Windbeutel" es la leche de pastoreo de Arla "Weidemilch". En el envase de esta bebida está escrita la leyenda "-71% de CO2" (si bien está afirmación puede aplicarse única y exclusivamente al cartón en que está envasada la leche y no al proceso de producción de este alimento lácteo).

Está nominado asimismo otro producto de origen lácteo: el queso Grünländer de Hochland. En su envase este alimento se jacta de estar fabricado con leche de vacas criadas en libertad (pese a que habitan en realidad en establos).

En la lista de alimentos embusteros de Foodwatch logra recalar asimismo una mermelada de fresa con un 50% menos de azúcar de la marca Zentis. Este producto cuesta más del doble que las mermeladas convencionales comercializadas por Zentis y para colmo de males no reemplaza el contenido sobrante de azúcar con más fruta sino con más agua.

El cuarto producto candidato a hacerse con el premio "Der Goldene Windbeutel" es el té rooibos de la marca Volvic (filial de Danone Waters). Aunque Danone Waters asegura en el packaging que el suyo es un producto para amantes del té, lo cierto es que solo contiene un 0,26% de infusión de té rooibos (más un 92% de agua mineral con saborizantes).

Completa el particular Top 5 de la vergüenza de Foodwatch la barrita confeccionada con cacahuetes Be-Kind de Mars. Aunque en su envase este snack se precia de ser saludable y de procurar a los deportistas un aporte proteico (de origen vegetal) extra, lo cierto es que la mitad de la barrita de marras es azúcar y grasa.

Te recomendamos

DMEXCO

Hootsuite

Outbrain

Xandr

Compartir