Anunciantes

Mucho propósito y pocas nueces

A las marcas se les llena la boca hablando del propósito, pero pocas practican lo que dicen

El 78% de los ejecutivos se lamentan de que las marcas gastan mucha saliva hablando del propósito social sin ponerlo realmente en práctica.

propósitoSe supone que aquellas marcas que operan ateniéndose a un propósito social concreto disfrutan de una jugosísima ventaja financiera sobre el resto. ¿El problema? Que el propósito social que tantísimo predican las marcas no termina materializarse en nada concreto.

Según un reciente estudio de The Economist, existe una fuerte desconexión entre los que las marcas dicen y lo que realmente hacen en nombre del sacrosanto propósito social.

En su informe The Economist entrevistó a 1.417 ejecutivos de diferentes sectores de actividad en 103 países distintos. Y el 70% de los consultados coincidió en señalar que para ellos es absolutamente crucial trabajar para una empresa dueña de propósito social específico.

Sin embargo, el 78% no puede sino admitir que muchas marcas se limitan a hablar sobre el propósito social sin incorporarlo realmente en sus proyectos (al menos aquellos con un horizonte temporal más amplio). Este porcentaje pega el estirón hasta el alcanzar el 84% en los ejecutivos adscritos a la Generación del Milenio y la Generación Z.

Las palabras de la marcas sobre el propósito social se las lleva el viento

El 63% de los ejecutivos entrevistados se precia de que la compañía para la que trabajan tiene un fuerte compromiso con las causas sociales.

Por otra parte, el 48% cree firmemente en que las empresas que enarbolan la bandera de un propósito concreto (de manera genuina) tienen una clara ventaja competitiva en clave financiera sobre sus rivales. Aun así, una proporción similar de ejecutivos (el 53%) admite que es una tarea ardua identificar a empresas que operen circunscribiéndose a un propósito concreto.

En términos generales las mujeres están más prestas (62%) que los hombres (47%) a creer en la necesidad de que las marcas se involucren en actividades sociales (so pena de ser castigadas en el plano financiero).

El 74% de los ejecutivos sostiene asimismo que la próxima generación de trabajadores buscará deliberadamente empresas que enfaticen su compromiso con la sociedad en la que operan, por lo que el propósito social será determinante para atraer y retener talento.

Te recomendamos

Enamorando

Newsletter

Informa

Atresmedia

Compartir