Anunciantes

Mash Donald's, el McDonald's "made in Irán" ¿símbolo del cambio de ciclo en el país?

McDonald'sHace unas pocas semanas Irán alcanzaba con EEUU y otras naciones un histórico acuerdo en materia nuclear que abre un nuevo periodo de relaciones una vez se comiencen a desbloquear algunas de las sanciones impuestas al país relacionadas con el comercio y la economía. Una decisión que, seguramente, augura un cambio en las actitudes revolucionarias de la población iraní hacia las empresas estadounidenses.

Un ejemplo del carácter aperturista y cambio de mentalidad hacia occidente y su rechazado capitalismo y consumismo, lo encontramos paseando por una de las calles del centro de la capital iraní. En uno de los barrios de Teherán, sorprende toparse con un restaurante en el que podemos ver la popular “M” amarilla de McDonald’s, puede que uno de los símbolos más conocidos de América del Norte y su imperialismo.

Pero no es lo que está pensando. McDonald’s no se ha lanzado a la conquista de Irán hamburguesa en mano con payaso incluido. Le estamos hablando de Mash Donald’s, una versión “made in Irán” de la conocida marca.

“Tratamos de ofrecer la experiencia lo más parecida posible a la que puede encontrar en McDonald’s”, explica Hassan, su propietario, que no ha querido desvelar sus apellidos por miedo a represalias de las marcas americanas tal y cómo señalan desde The New York Times. “Utilizamos el mismo logo para atraer a la gente. McDonald’s significa calidad y eso la gente lo sabe hasta aquí”.

Mash Donald’s es sólo otro ejemplo de la fiebre que ha comenzado a adueñarse de las calles de Irán donde cada vez son más las imitaciones de marcas de comida americana que pueden verse. Algo insólito si tenemos en cuenta el profundo rechazo de la sociedad e instituciones iraníes a todo lo que pueda oler o saber al imperialismo americano desde 1979 cuando se produjo el asedio a la embajada americana.

Un sentimiento que podría hacerse extensible a las empresas occidentales que, tras el mencionado pacto nuclear, podrían estar interesadas en regresar al país. Se espera que las petroleras sean las primeras en dar el paso ya que Irán cuenta con una de las mayores reservas mundiales de petróleo. Aviación y tecnología son otros de los sectores donde mayor demanda de talento y capital extranjero se está comenzando a vislumbrar.

El problema es que sólo nos encontramos ante un aperturismo económico y comercial ya que el duro régimen moral impuesto por el gobierno parece inamovible: los extranjeros pueden venir pero no pueden mostrar sus símbolos capitalistas.

Lo cierto es que McDonald’s es un viejo conocido del país. Antes de 1979, la compañía contaba con varios restaurantes en el país. En 1994, un empresario iraní abrió una franquicia de McDonald’s en Teherán ante la emoción de muchos de sus ciudadanos. Pero la línea más dura del régimen no paso por alto este símbolo imperialista y tardó dos días en sufrir un incendio siendo retirada la licencia concedida por el Ministerio de Sanidad.

Además de Mash Donald, el país cuenta con su Kabooki Fried Chiken (KFC), Pizza Hut (Pizza Hat) y Burger King (Burger House). No todas las marcas americanas son detestadas como demuestran los ejemplos de Coca-Cola o Pepsi, muy presentes en el país. ¿Asistimos al aperturismo de Irán?

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir