líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

El McDonald's del futuro quiere atiborrarle de patatas fritas como si no hubiera mañana

mcdonald'sEl futuro que se cierne en el horizonte tiene mucho de tenebroso. Por culpa del calentamiento global el planeta Tierra se está derritiendo (literalmente) y un «personaje» llamado Donald Trump podría terminar convirtiéndose en inquilino de la Casa Blanca.

Sin embargo, entre tanta noticia lúgubre hay un destello de alegría: que en el futuro podremos comer en McDonald’s todas las patatas fritas que queramos (hasta hartarnos).

La famosa cadena de comida rápida acaba de abrir un nuevo restaurante de casi 2.000 metros cuadrados en St. Joseph (Missouri) y en ese establecimiento, bautizado como el McDonald’s del futuro, los clientes tienen tarifa plana de patatas fritas (pueden comer las que quieran), tienen además la posibilidad de personalizar los postres y las hamburguesas de la marca de los arcos de amarillos y pueden disfrutar si, así lo de desean, de servicio de mesa.

1

Este nuevo restaurante, en cuyo espejo se mirarán al parecer los McDonald’s del futuro, está equipado asimismo con quioscos digitales para que los clientes puedan realizar cómodamente sus pedidos, dispone de una sala de fiestas que puede alquilarse y está amueblado con modernas sillas y sofás.

En una era en la que los consumidores (los millennials sobre todo) se han desenamorado de la comida basura para arrojarse en los brazos de las ensaladas (y otros platos saludables), tratar de conquistar al público con toneladas y toneladas de (calóricas) patatas fritas parece deliberadamente “demodé”.

2

Pero sólo lo parece. Durante los últimos tiempos McDonald’s se ha preocupado de añadir más platos saludables a su menú para conectar con unos consumidores cada vez más “healthy”. Con todo, la estrategia parece no haberle funcionado a la cadena norteamericana de hamburgueserías.

Hace sólo unos días The Wall Street Journal aseguraba que McDonald’s iba a retirar sus wraps (supuestamente más sanos que las hamburguesas) de su carta por su escaso “sex appeal” para sus clientes.

3

A McDonald’s la táctica para levantar sus ventas que mejor le está funcionando al otro lado del charco es poner el acento en sus clásicos (llenos hasta los topes, por supuesto, de calorías). El año pasado, y gracias a su decisión de servir desayunos durante todo el día en sus locales, las acciones de McDonald’s pegaron un brinco del 32%.

¿La moraleja? Que nadie va a McDonald’s para hacer dieta y que “cebar” a los clientes de la multinacional estadounidense con patatas fritas puede revelarse como una excelente idea después de todo.

 

Las principales agencias de medios independientes aúnan esfuerzos con Local PlanetAnteriorSigueinteAndroid N vuelve con novedades todavía más virtuales

Noticias recomendadas