Anunciantes

Así cambiará el coronavirus los restaurantes de McDonald's

El McDonald's poscovid estará limpio como los chorros del oro (pero será también menos cómodo)

La experiencia de comer en los restaurantes de McDonald's será radicalmente distinta en el futuro. Y entre tanta medida de seguridad es probable que el consumidor se sienta bastante menos cómodo que antes.

mcdonaldsDesde que hace aproximadamente dos meses el coronavirus se tornara en pandemia y obligara a medio mundo a confinarse, McDonald's se vio obligado a echar el cierre a buena parte de sus restaurantes (también en España).

Aunque en Estados Unidos, la patria chica de la cadena de los arcos amarillos, el 99% de los establecimientos han permanecido abiertos durante la pandemia (con servicios de reparto a domicilio y "drive-thru"), los comedores de McDonald's siguen mayoritariamente vacíos al otro lado del charco.

Menos de un centenar de restaurantes han reabierto sus comedores en Estados Unidos, si bien más de 14.000 lo harán próximamente (en función de lo que dictamen las autoridades locales).

Sin embargo, parece que comer en McDonald's será radicalmente distinto en el futuro. ¿El objetivo? Que los comensales respeten escrupulosamente la distancia social dentro de los locales.

Aunque en tierras estadounidenses, el servicio "drive-thru" engulle el 70% de las ventas de McDonald's, comer en los restaurantes de la cadena de comida rápida sigue siendo una experiencia digna de ser repetida una y otra vez por los amantes de las hamburguesas. Por eso precisamente en 2006 McDonald's introdujo el WiFi en sus establecimientos para atraer a más clientes. Y una década después introdujo el servicio de mesa en sus restaurantes, a los que dotó además de un mobiliario más elegante y confortable.

Tras todos estos cambios los restaurantes de McDonald's se enfrentan ahora a un nuevo rediseño aún más radical (a la par que costoso).

En los locales de la multinacional estadounidense habrá de ahora en adelante pegatinas en el suelo para que los clientes puedan respetar adecuadamente la distancia social. Además, entre el mostrador y los clientes habrá una barrera (en principio de metracrilato o algún material similar), tal y como recoge Fast Company.

La experiencia de comer en McDonald's será mucho menos "I'm lovin' it"

Los pagos se efectuarán preferentemente mediante tarjetas "contactless" o el teléfono móvil del usuario, si bien McDonald's seguirá aceptando dinero en metálico.

En cuanto los quioscos equipados con pantallas táctiles, para las franquicias será opcional mantenerlos o no operativos, pero deberán limpiarlos después de cada uso (lo que hace prever que muchos restaurantes prescindirán probablemente de ellos).

Las mesas deberán ser aseadas también después de cada uso. Además, muchas de ellas permanecerán cerradas o serán retiradas directamente a fin de mantener la distancia social.

Particularmente difíciles de limpiar son las fuentes dispensadoras de bebidas en la que el cliente puede llenar sus vasos de agua carbonatada tantas veces como desee. Este servicio dejará de estar disponible y las bebidas serán servidas por el personal de los restaurantes.

La comida, por su parte, será servida directamente en la mesa del cliente para evitar aglomeraciones frente al mostrador. Los alimentos estarán protegidos por dos bolsas y serán servidos en bandejas que el personal retirará inmediatamente para ser higienizadas en la cocina.

En vista de las necesarias (pero simultáneamente latosas) medidas de seguridad que llevarán aparejados próximamente los banquetes en los restaurantes de McDonald's es probable que muchos clientes los eviten y apuesten en su lugar por el reparto a domicilio o por el servicio "drive-thru". O quizás sea solo cuestión de irse acostumbrando poco a poco.

Te recomendamos

Coronavirus

LiveMD

Outbrain

Podcast

FOA

Compartir