Anunciantes

En menos que canta un gallo los billetes de avión serán gratis (o eso dice el CEO de Ryanair)

En menos que canta un gallo los billetes de avión serán gratis (o eso dice el CEO de Ryanair)Pasar un fin de semana por el módico precio de 15 euros en Milán, Londres o Barcelona no es ningún problema (siempre y cuando tengamos a bien viajar en aerolíneas de bajo coste).

Sin embargo, no contentos con volar a precios de risa, en un futuro no muy lejano podríamos dar rienda suelta al viajero que casi todos llevamos dentro sin gastarnos un euro. Así lo cree al menos Michael O’Leary, CEO de Ryanair.

“Aspiramos a que algún día los billetes de avión sean completamente gratuitos”, asegura O’Leary en una entrevista concedida recientemente al dominical Frankfurter Allgemeinene Sonntagszeitung.

En el ejercicio 2016/2017 conseguimos bajar nuestros precios en un 14%. Pero en el futuro nuestros vuelos serán aún más económicos. El año que viene estrenaremos 40 nuevos aviones con más asientos y menos consumo de combustible”, indica.

Pero, si los vuelos terminan siendo gratuitos, ¿cómo pretende ganar dinero Ryanair? Su intención es llenarse los bolsillos con los suculentos suplementos por servicios extra que la aerolínea irlandesa “low cost” cobra sus viajeros. No en vano, el 30% de los ingresos de la compañía echa raíces actualmente en tales suplementos.

Cuando los pasajeros de Ryanair deciden facturar, por ejemplo, su maleta, deben pagar un suplemento de hasta 60 euros. Además de por el equipaje, la empresa de O’Leary cobra suplementos a sus viajeros por elegir asiento y por tener prioridad a la hora de embarcar.

En el pasado O’Leary, famoso por su lengua viperina, se descolgó con descabellados modelos de negocio que después terminaron revelándose como meras acciones (encubiertas) de relaciones públicas.

El bueno de O’Leary anunció en una ocasión su intención de cobrar a los pasajeros de Ryanair que decidieran hacer uso de los baños de sus aviones. Y acaparó también un buen número de titulares cuando planteó la posibilidad de introducir billetes de avión para viajar de pie y cuando tuvo la ocurrencia de someter a una dieta (forzosa) a las azafatas de Ryanair.

Tras aquellas “bravuconadas”, las mismas que le valieron la fama de “chica mala” de las aerolíneas, Ryanair quiere, no obstante, ponerse seria. “Hace unos años no contábamos con presupuesto para publicidad y hacíamos todo posible para estar en boca de todos. Ahora nuestra verdadera obsesión es tratar bien a nuestros clientes”, dice O’Leary.

En relación con los sueldos que cobran sus pilotos, a los que Ryanair fuerza supuestamente a hacerse autónomos para ahorrar costes, O’Leary afirma que la compañía que dirige “paga salarios competitivos”. “Nadie está obligado a trabajar con nosotros y, sin embargo, muchos están deseando hacerlo. Tenemos una lista de espera de más de 3.000 pilotos. En pocas compañías es posible ascender a capitán tan rápidamente como en Raynair”, recalca O’Leary.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir